miércoles, diciembre 13, 2017
En brevepolítica

A un año de Trump

221views

Por: Gerardo Garibay Camarena*

Hace ya un año de las elecciones en Estados Unidos, cuando toda la prensa y las “élites” se lanzaron en plena histeria a la campaña de Hillary Clinton, y se mofaron incesantemente de los norteamericanos de las zonas rurales y el centro del país, que apoyaban a Trump, el candidato que empezó siendo un chiste, pero terminó siendo electo, desafiando y derrotando en su terreno a los líderes de la partidocracia de ambos partidos y reventándole en la cara su arrogancia a los medios de comunicación.



Las lecciones son muy claras para todos:

  1. La prensa y Hollywood ya no tienen el poder de manipulación que tenían hace unos años. Internet rompió el monopolio de la progresía y los “progres” ahora sólo se lavan el cerebro entre ellos.
  2. En un proceso electoral nadie está necesariamente fuera, y cuando una campaña se vincula con las emociones y las voces reales de la sociedad, va a triunfar incluso teniendo a toda la prensa en contra.
  3. Las encuestas y los modelos estadísticos distan mucho de ser perfectos, y de hecho cada vez funcionarán menos, porque la gente desconfía de los encuestadores y porque las personas han desarrollado la habilidad de decir cosas políticamente correctas, pero hacer lo que quieren. En este caso dijeron que iban a votar por Clinton, porque sintieronera lo “políticamente correcto”, pero votaron por Trump, porque sintieron que eso era lo correcto.


Que ninguna campaña cante victoria antes de tiempo, mientras nos acercamos a las próximas elecciones. De hecho, TODOS los candidatos de TODOS los partidos harían bien en comprarse un poster de Hillary Clinton y ponerlo en su oficina, para recordarles a ellos y a su equipo que incluso la elección más “segura” está en riesgo de perderse.

*Gerardo Garibay Camarena es editor de Wellington.mx, columnista en diversos medios digitales y autor de los libros “Sin Medias Tintas” y “López, Carter, Reagan”.

Leave a Response