martes, julio 17, 2018
Elecciones 2018política

El agotamiento de las ideas

1.55Kviews

Por: Hiram Pérez Cervera*

Es un hecho, estimados lectores, que el sistema político mexicano esta agotado hace varios años. Ya no se ofrecen soluciones, tan sólo paliativos y hasta eso, cada vez más ineficaces. Todo se soluciona con impuestos, todo se soluciona con gasto, para dar como resultado ferraris en garajes de funcionarios o costosas mansiones de lujo en lugares paradisiacos a los cuales ni usted ni yo podemos soñar con tener – ya sea por lo caro de los permisos de construcción o porque de plano está prohibido hacerlo. 

No obstante, dicho agotamiento no sólo es patente dentro de la acción política, también lo es ya dentro del mundo de las ideas y esto es lo que debería ser de preocupación para los actores políticos del país pues ¿De que manera van a legitimar los futuros cobros y los gastos? La gente de a pie ya no se traga con facilidad los discursos de la política. 



Tomemos por ejemplo a Andrés Manuel López Obrador, su discurso de la mafia del poder y del rejuvenecimiento de la economía mexicana a través de modelos que fracasaron en toda América Latina en los años 70, así como su percepción de líder cuasi divino, son cada vez más infumables para los mexicanos – eso sin contar el grupo que lo apoya desde el dogma – a tal grado que recientemente tuvo que entrar el apoyo de un partido de otro país, el PSUV, a través de pintas con la leyenda “López Obrador es revolución mexicana” para darle un aire nuevo a su figura y tal vez así medio tapar todos los amarres que está haciendo con esos personajes que antes identificaba como miembros de esa mafia. Claro está que esta propaganda realizada desde otro país, de acuerdo discurso de la izquierda esto no es injerencia de un gobierno en los asuntos de otro ¿Verdad? O quizás es una manera de decirle al INE “no puedes fiscalizar no que no esta en el territorio nacional”.

La gente de a pie ya no se traga con facilidad los discursos de la política.  

Un caso más de esta falta de ideas es el caso del candidato del PRI, José Antonio Meade. Su destape como precandidato a la presidencia de México fue, por demás, faraónico y apegado a las tradiciones de ese viejo PRI que nadie quiere y que del que hoy, irónicamente, se intenta deslindar – como lo hacen en cada campaña, cabe destacar. Peor aún, los medios de prensa nacional lo intentaron presentar como el representante del liberalismo económico en el país, cosa que solo un par de ingenuos se lograron tragar. 

A un par de meses de haberse destapado ¿Cuáles son sus ideas? ¿Qué rumbo quiere darle al país? Hasta el momento ninguna clara, se entiende que este es el momento de buscar el apoyo interno del partido y que quizás las mejores ideas no sean reveladas aún, pero lo reprochable es precisamente eso, amigo lector, que no hay ideas, solo discursos sobre como hay que convertir a México en una potencia económica para superar las barreras de la pobreza, pero siempre queda preguntar ¿Cómo? ¿Continuando el camino que llevamos recorriendo casi 6 años? De momento no lo sabremos, lo cierto es que mucha gente esperaba mucho más de Meade y de saludos navideños y buenos deseos para año nuevo no pasamos. 

Nos queda Ricardo Anaya Cortés, virtual cabeza de la coalición Por México al Frente. Personalmente esperaba un inicio fuerte hablando de ideas, con cosas nuevas que dieran de que hablar y con propuestas nuevas que fueran encaminadas a revertir la reforma fiscal de 2013. Y sí, hubo una propuesta nueva, pero en el sentido del retroceso, se propuso un ingreso básico universal, a todas luces impagable pero que pretende sustituir los programas sociales existentes. Espero de verdad, que prevalezca la segunda idea y se abandone la primera. Fuera de ese primer desencuentro, lo que se ha dejado ver es su recorrido por la república en búsqueda del apoyo necesario al interior del partido para encabezar la coalición, es decir, pura pose para la foto. Para un partido que tiene una reputación de ser propositivo en la medida que lo fueron Castillo Peraza, Manuel Clouthier o Luis Pazos, quienes siempre tenían algo bueno que decir o algo con lo que aportar, esto debe ser motivo de una reflexión a su interior a modo de saber que está pasando que impide que los liderazgos salgan a dar la batalla por las ideas. 

Sucedió así en Venezuela, cuando el modelo se agotó y la ciudadanía no fue capaz de ver la diferencia entre un actor político y otro. 

Finalmente quedamos nosotros, los que pagamos todo esto, los individuos que componen la sociedad mexicana, en medio de estas tres fuerzas sin tener una idea muy clara de las diferencias que, en ideas, debería haber entre ellas. Nos encontramos en una especie de limbo en el que los políticos se dispondrán a ofrecer lo más que puedan – sin importar si esto es posible o no – para atraer la preferencia de los votantes, esto es malo para la república, es malo para la democracia y es malo para la prosperidad de un país, pues es el nicho en el cual el socialismo puede colarse para arruinarnos la vida a todos, sucedió en Argentina, sucedió en Bolivia, sucedió en Venezuela. Sucedió cuando el modelo se agotó y la ciudadanía no fue capaz de ver la diferencia entre un actor político y otro. 



Amable lector, me daré por bien servido si al terminar esta lectura en su mente se quede abierta la siguiente discusión ¿Qué nos conviene más, un país donde la gente puede seguir su camino y afrontar las consecuencias de sus decisiones de forma responsable o uno donde un comité de políticos pretende que pueden planificar nuestro día a día para enriquecerse a costa nuestra? ¿Dónde prefiere su dinero, en la bolsa de un político o en la suya? Porque si algo debemos tener bien claro antes de entrar a estas elecciones es que cada cosa que le autorizamos hacer por nosotros a la política implica también una autorización para meternos la mano en los bolsillos, tal vez convendría exigir recorrer un camino hasta ahora desconocido para México, el camino de la libertad. 

*Hiram Pérez Cervera es internacionalista, enfocado en el estudio del impacto de la política sobre la economía. En twitter lo encontrará como: @hiram_perezc

1 Comment

  1. Pues a lo mejor si eres experto, paro lo que dices es lo que todos sabemos, que estamos jodidos y que una buena solución no va a estar en las boletas de votacion del 2018, que probablemente nos equivoquemos al votar y empeoremos las cosas, pero estamos hartos de la corrupción y votaremos por lo que huele a un poquito de honradez.

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.