lunes, diciembre 9, 2019
En breveentretenimiento

En breve: el mito de los libros

2.49Kviews

México es un país donde las personas no leen ni por equivocación, la estadística del INEGI es 3.8 libros/año, pero el número real debe ser mucho menor, porque la gente siempre dice leer más de lo que lee y la mayoría de quienes compran libros nunca los abren o sólo los ojean para presumir que son bien cultos.

Una de las consecuencias más curiosas de vivir en esta realidad es que la gente ve a los libros como algo tan ajeno y extraño que les ha ido asignando facultades casi mágicas. Lo mismo las celebridades que los políticos o la gente de pie hablan de la lectura como si fuera la solución automática a los problemas del país.

Supuestamente los delincuentes dejarían de serlo si leyeran libros, los corruptos se volverían honestos y todos seríamos ciudadanos críticos y despiertos, defendiendo nuestros “derechos”. Supuestamente México sería una mezcla de Atenas, Harvard, la NASA y el premio Nobel, y lo único que hay que hacer es dejar de ver tele y “leer libros”.

Por supuesto, sólo quienes no leen pueden creerse semejante patraña. Por supuesto, la lectura es un buen hábito porque implica disciplina y curiosidad, además de acercarnos a nuevas ideas, pero no son un pase automático ni a la sabiduría ni a la utopía.

Leer muchos libros no necesariamente nos hace menos manipulables. Muchas veces es al contrario, pues todo libro tiene una agenda detrás, y  los seres humanos tendemos a dar por cierto lo que vemos impreso en sus páginas.

Leer muchos libros no necesariamente nos hace menos ignorantes. Podemos leer todo el tiempo, pero si leemos basura, de ella nos llenaremos la cabeza.

Leer muchos libros no nos vuelve moralmente superiores, hay muchos patanes con bibliotecas repletas y muchos buenas personas que no saben escribir.

Por supuesto, leer ayuda, pero no basta.

Hay que leer, pero hacerlo en forma crítica, entendiendo que cada autor está inserto en sus ideas, circunstancias y prejuicios y teniendo presente que una estupidez no deja de serlo por estar impresa en las páginas de Porrúa..o de Plaza y Janés…o de Random House…o de cualquier otra editorial.

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.