Category

sociedad

Category

Por: José Juan Hernández Moncada*

El pasado fin de semana, probablemente será recordado como uno de los más nefastos y desastrosos en la historia reciente de México, principalmente dos noticias oscurecen el ya de por sí complicado panorama que el país enfrentará en los meses y años venideros.

Atendiendo principalmente criterios políticos y atavismos ideológicos anclados en una época pasada, el viernes 15 de mayo; la Secretaría de Energía publicó de noche en el Diario Oficial de la Federación un cambio en las reglas del juego, titulado con el eufemismo de “la nueva política de confiabilidad, seguridad, continuidad y calidad del Sistema Eléctrico Nacional” lo que a resumidas cuentas significa un golpe casi mortal a la generación de energías limpias y renovables, además de suponer otro golpe a la inversión y la confianza del país[1], de tantos que ha recibido por parte de esta autodenominada cuarta transformación. A pesar de que esta artera maniobra, realizada de noche y bajo el abrigo de la distracción generada por la crisis del Covid-19 que asola al planeta, supone el hipotecar el futuro de generaciones; al comprometer severamente el porvenir económico y el impacto ecológico que representa, no se trata de lo más grave de los acontecimientos del pasado fin de semana.

La cereza del pastel llegó el domingo 17 de mayo, bajo el mismo modus operandi nocturno, alrededor de las 22:00 vía twitter se filtró un comunicado, firmado ni más ni menos que por Alfonso Ramírez Cuellar el presidente nacional del partido gobernante, el cual obedece ciegamente los caprichos y designios del presidente López. En los contenidos de dicho comunicado se encuentra la propuesta más fascista, nefasta y aterradora de la historia del México contemporáneo, en las dos cuartillas lo que se puede leer resulta terriblemente inverosímil, la ominosa propuesta de Ramírez Cuellar, quitándole los numerosos eufemismos, prácticamente plantea que el INEGI se constituya como una policía política, con amplias facultades para allanar e investigar a cualquier ciudadano, así como confiscar el patrimonio de los mismos de manera arbitraria. [2]

Acorde a la magnitud de la gravedad de lo que se plantea en la propuesta de Ramírez Cuellar, podríamos incluso creer que se tratase más de un simple arranque de fanatismo u ocurrencia aislada, sin embargo la situación nos obliga a analizar el contexto, primeramente que la propuesta no viene de un funcionario menor o de algún otro personaje de escasa relevancia; si no del mismísimo presidente nacional de MORENA ; a esto le sumamos los dichos y declaraciones vertidas por el presidente López Obrador, quien en pasados días declaró que la brutal crisis de salud, social y económica, en la que nos encontramos inmersos le ha caído “como anillo al dedo” para consolidar su proyecto político; del mismo modo recientemente declaró en su homilía mañanera que no era necesario tener más allá de un par de zapatos o también que los indicadores económicos carecen de valor ante la espiritualidad y la felicidad entre otras joyas surgidas de pantomima de todas las mañanas.

Dice un viejo dicho que “el que avisa no es traidor”, estos hechos y declaraciones solo revelan ya de manera clara las verdaderas intenciones dictatoriales de López y su corte de serviles. No conforme con desgastar las instituciones y contrapesos del estado mexicano; ni con minar, dividir y descreditar a la sociedad civil organizada; el autonombrado presidente de los pobres pretende la pauperización total de los ciudadanos, dado que una sociedad miserable es más fácilmente controlable, la visión de la llamada 4t no es más que un país sometido a los caprichos y dádivas del caudillo.

Estamos ante un punto de no retorno, de por sí la situación es ya bastante grave con 10 millones de nuevos pobres,[3] provocados en parte por la pandemia de Covid-19 pero situación agravada por la tardía y deliberadamente mala reacción que el gobierno de López está teniendo para enfrentarla;  con datos y proyecciones que plantean el peor escenario de crisis y depresión en alrededor de un siglo;[4] con un desplome del casi 30% de la inversión en el país;[5] millones de empleos perdidos y una generación que este año ingresa al mercado laboral con escasas o nulas oportunidades de empleo, estamos en problemas; esta situación ya ahora inevitable  quizá nos lleve una década revertirla. De consolidarse las intenciones dictatoriales de López y su partido como las manifestadas este fin de semana, estaremos ante el punto de no retorno que no podrá ser revertido ni en décadas ya que supondría la ruina total del país y la irremediable muerte de todos los avances democráticos de las ultimas décadas.

Es por esto que no debemos permitir como sociedad este artero golpe a la democracia, la libertad y nuestro porvenir, el tiempo para la indecisión y beneficio de la duda ha pasado, el monstruo que enfrentamos ha revelado su verdadera forma; es ahora y cuando podemos hacer algo para impedirlo. Nunca antes en la historia reciente del país hemos estado en un riesgo similar ¿Cómo nos recordarán las generaciones venideras? Es ahora o nunca, porque si el gobierno cruza este punto de no retorno todo se habrá perdido y ya no habrá nada que hacer.

Tiempo al tiempo…

*José Juan Hernández Moncada es Historiador amante de la Libertad. Síguelo en Twitter: @JoseJuanHdzm


[1] https://expansion.mx/empresas/2020/05/15/sener-madruga-al-sector-de-las-renovables-y-da-super-poderes-a-la-cfe

[2] https://politica.expansion.mx/mexico/2020/05/18/morena-pide-modificar-la-constitucion-para-que-el-inegi-mida-la-riqueza-del-pais

[3] https://aristeguinoticias.com/1105/mexico/hasta-10-millones-mas-de-pobres-por-covid-19-en-mexico-se-revertiria-desarrollo-de-una-decada-alerta-coneval/

[4] https://www.elfinanciero.com.mx/economia/economia-mexicana-se-contraera-8-4-en-2020-preve-jpmorgan

[5] https://www.ejecentral.com.mx/se-desploma-26-inversion-extranjera-directa-a-mexico/