miércoles, febrero 20, 2019
En breveinternacional

En Breve #ConvingtonBoys

831views

Por: Gerardo Garibay Camarena*

Quien quiera ver en tiempo real cómo funciona la maquinaria de la izquierda, y cómo mienten para destruir, échele ojo a la ola de difamaciones contra los chicos de Covington, acusados injustamente de agredir a un activista que en realidad fue el que se acercó a acosarlos, restregándoles un tambor en la cara, mientras a unos metros, un grupo radical les gritaba insultos racistas.

El tipo del tambor quería provocarlos y como no lo logró, le mintió a la prensa y se montó en un video sacado de contexto. Conforme pasan las horas salen a la luz los videos completos y queda claro que los estudiantes son inocentes.

Aunque todavía queda por disculparse la cobarde Diócesis de Covington y la dirección de la escuela, que aventaron a sus alumnos bajo las llantas de un escándalo sin fundamentos, incluso parte de la prensa poco a poco comienza a disculparse por participar en el linchamiento de estos jovenes a quienes les admiro su autocontrol, yo a su edad probablemente no hubiera aguantado el acoso con la tranquilidad con la que lo hicieron ellos.

#StandWithCovington

*Gerardo Garibay Camarena es editor de Wellington.mx, columnista en diversos medios digitales y autor de los libros “Sin Medias Tintas” y “López, Carter, Reagan”.

1 Comment

  1. A mí lo que me a mis 54 casi 55 años es una impotencia terrible. Estamos ante una psecucion de ideas. Vergüenza les debería de dar. Los peor es que soltada la difamación quien la detiene. 😞

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.