domingo, junio 17, 2018
En breveinternacional

En breve: Las FARC y el espejismo de la izquierda radical

1.62Kviews

Desde 1964 y durante más de 50 años, las autonombradas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) sembraron el terror y la violencia a lo largo de Colombia, en una de las guerras civiles más crueles e inútiles del continente.

Sus líderes se disfrazaron de defensores del pueblo para imponer una grotesca tiranía sobre los territorios que controlaban y mantener a sangre y fuego un millonario flujo de ganancias provenientes de la extorsión, el secuestro y el crimen organizado.



Durante décadas también los crímenes de las FARC fueron “justificados” o escondidos por buena parte de la dizque intelectualidad de izquierdas alegando que la guerrilla se mantenía en la lucha porque tenía el respaldo del pueblo.

Bueno, pues eso es completamente falso.

Ayer, las FARC participaron por primera vez en unas elecciones, ahora convertidas en Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, y no los apoyó prácticamente nadie.

Las FARC, que presumían miles de guerrilleros y de supuestos apoyos sociales obtuvieron apenas el 0.2% de los apoyos, que equivalen a 32,636 votos en las elecciones para la Cámara de Representantes.

Es decir, apenas 1 de cada 500 personas respalda el proyecto comunista de las FARC, que llenó de tumbas durante 50 años el campo y las ciudades de Colombia.

Más aun, considerando que desmovilizaron aproximadamente 7,000 pistoleros tras los acuerdos de paz, eso significa que, ya sin la amenaza de las balas “revolucionarias” ni siquiera las familias directas de esos guerrilleros apoyaron con su voto a las FARC.

Una vez más queda muy claro: La capacidad de la izquierda radical para asesinar, para extorsionar y para hacer ruido mediático es mucho mayor que su respaldo real entre la gente a la que dicen defender mientras someten bajo un puño de hierro, de sangre y de muerte.

Así de Claro.

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.