sábado, diciembre 14, 2019
Frente Amplio Democrático
política

¿Qué modelo de coalición busca replicar el Frente de Anaya?

1.69Kviews

Por: Efrén Zúñiga*

Hace unas semanas, el dirigente del Partido Acción Nacional, Ricardo Anaya, se mostró muy airoso por los resultados de un par de encuestas realizadas por unas casas encuestadoras, creo yo, de buena reputación (Parametría y Mitofsky). Los resultados arrojados indicaban que el denominado Frente Amplio Democrático (FAD) llevaba una considerable ventaja frente ante el resto de las posibles coaliciones (MORENA-PT y PRI-PVEM-NA-PES). Lo que más me llamó la atención en medio del regodeo, fue su discurso en el que comparaba al FAD con otras alianzas como las de los Democristianos y los Socialistas en Chile o las de los Democristianos con los Socialdemócratas en Alemania.

Me parece que, manteniendo toda proporción con la segunda comparación, la primera casi en nada podría asimilarse al FAD, pues dicha alianza tuvo como fin el proceso de transición democrática. Y en lo que corresponde al caso de Alemania, pues podemos revirar algunas diferencias y lo que tendrán que contemplar, no para la conformación de la candidatura sino también para la conformación del gobierno.

Tal vez no sería necesario decirle a Anaya (sin duda que lo sabe), que las alianzas en la nación germana son de lo más común para la conformación de gobierno, que no así para la campaña electoral. De hecho, es el partido “hermano” del PAN, la Unión Demócrata Cristiana (UDC) el que se presenta con la Unión Social Cristiana de Baviera (USC) durante la campaña y no el Partido Social Demócrata (PSD), aunque sean alianza en el gobierno.

Valdría la pena que Anaya explique qué modelo pretende emular y si acaso es el elegido, deberá tener cuidado de que el Frente no le genere otro frente dentro de su partido

Ya de entrada podemos identificar por el nombre que son partidos ideológicamente afines, en el mismo sentido es necesario aclarar que la USC no es un partido de activo en toda la nación. Por lo anterior, al votante conservador, democristiano, de derecha o cual sea el mote que la guste asignar; no le inquieta en lo absoluto votar esta alianza.



¿Entonces dónde se da la alianza de gobierno entre el UDC y PSD? Veamos:

Alemania es una democracia representativa; en términos simplistas, esto significa que los votantes no eligen por mayoría de votación a su canciller (el equivalente al jefe del ejecutivo), sino que más bien eligen a los representantes del Bundestag (parlamento) y es precisamente en este cuerpo de gobierno quien termina eligiéndolo. Es justamente en esta etapa, en la que se conforma el acuerdo con otras fuerzas políticas para poder generar la investidura. Claro que este acuerdo no debe darse estrictamente, ello solo se presenta en caso de que ningún partido consiga la mayoría en el Bundestag: Este escenario se presentó en las elecciones del 2013 y fue ahí donde se constituyó el gabinete de coalición del tercer gobierno de Merkel.

Aquí podríamos observar una clara diferencia, la alianza UDC-PSD no es votada en urnas. Claro que del mismo modo se podría notar una eventual coincidencia, el gabinete. Sin lugar a dudas una ocasional victoria del FAD deberá integrar un gabinete plural y ante ello cabe hacernos la pregunta ¿qué secretarías se le encomendarán al PRD-MC?. Volviendo al caso germano, pues no pensemos que Merkel cedió pocos ministerios, y mucho menos, de poca relevancia. Merkel confirió al PSD los ministerios de: Asuntos Exteriores; Economía y Energía; Justicia y Protección al Consumidor; Trabajo y Asuntos Sociales; Familia, Tercera Edad y Juventud; y finalmente Medio Ambiente, Protección a la Naturaleza y Seguridad Nuclear.

Y es que el solo asunto del gabinete no lo es todo, a ello le prosigue algo más complejo: el gobierno. Pongamos un ejemplo: apenas el mes pasado el parlamento alemán legalizó el matrimonio homosexual, incluso en contra de las intenciones de Angela Merkel. Y vale la pena añadir que la iniciativa fue llevada al consejo por medio de la mismísima ministra de Familia, Tercera Edad y Juventud, la socialdemócrata Katarina Barley.




¿Ese modelo le interesa a Ricardo Anaya? Un modelo donde los intereses del gabinete se contrapongan con los de quien preside. Y es que dejemos el romanticismo de aquello que dice “son más los temas que nos unen que los que nos dividen” porque no es así, si fuera lo contrario Calderón y Fox habrían sido más reformadores que Peña Nieto. Puedo creer que temas como el de la corrupción, la inseguridad, la pobreza y el desempleo ocupen (ojalá que así sea) a toda la clase política, la cosa es que el problema emerge a la forma de abordarlos.

Un escenario recientemente recurrente en Europa es que los partidos liberales o conservadores se han mimetizado con los progresistas, de tal forma que no resulta tan complicado de entender por qué los votantes conservadores moderados terminan refugiándose en los partidos extremistas. En Alemania volvió a ganar Merkel pero la nota se la llevó el tercer lugar, Alternativa por Alemania, un partido calificado como “extremista” y constituido con algunos ex miembros de la UDC.

Valdría la pena que Anaya explique qué modelo pretende emular y si acaso es el elegido, deberá tener cuidado de que el Frente no le genere otro frente dentro de su partido o peor aún, en la misma sociedad civil.

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.