martes, agosto 20, 2019
Elecciones 2018Perspectivas

El Frente con el que el PRI piensa hacer frente al Frente

2.54Kviews

Por: Héctor Uriel Rodríguez Sánchez*

En su momento la fortaleza, el músculo, mostrado por las fuerzas de la “derecha conservadora”, así llamada por la “izquierda radical”, en 2016 fue mayúscula. La capacidad de convocatoria de los autoproclamados protectores de la “familia natural” espantó, hay que decirlo, a una minoría empoderada en la CDMX, respaldada por políticas a modo implementadas por M.A.M.E. (Miguel Ángel Mancera Espinosa) para minar sistemáticamente lo que queda de cristiano en la sociedad. Haber tomado Reforma, “su zona”, caló profundo en el ánimo y percepción del lobby gay y el círculo rojo. El Frente Nacional por la Familia se erigió como fuerza social a ser tomada en cuenta entonces y, por supuesto, en las decisiones futuras del país. ¡Bien!

El problema fue lo de siempre, el maldito sistema, instaurado por el PRI, que todo lo que toca lo convierte en trampolín político. No habían acabado de ponerse de acuerdo en cuántos fuimos los que fuimos, por qué habíamos ido y quién nos había llevado (aunque nadie lo hubiera hecho), para cuando comenzaron a pensar los “estrategas del movimiento” en la posibilidad de convertirse en una fuerza política que representara los “legítimos intereses de la familia mexicana” en las cámaras legislativas e incluso, ¿por qué no? En la Presidencia de la República.



Así, los grandes accionistas del movimiento, comenzaron a colisionar en su lucha por el timón y al cabo de un tiempo, el autoproclamado frente daba señales de descomposición respaldando, en su momento, al “provocado” Dabdoub quien contra toda lógica política, y sentido común, osó poner la mano en la cara de una mujer que, entendiendo su debilidad temperamental, supo sacarle de sus casillas. Tiempo después el mismo frente se partiría cuando, sin la inercia de tal hecho, los liderazgos del frente, ahora sí, decidieran prescindir del impresentable Dabdoub Giacomán a quien de pronto sí les convino condenar, aunque la opinión pública ya había olvidado el tema. Lo anticlimático parece ser una nota distintiva del Frente.

La elección del Estado de México en 2017, ilustró también lo anticlimático del Frente, cuando su vocero declarara, así, sin decir agua va: “Alfredo del Mazo fue más contundente y más explícito en estos dos temas que nos interesan. Muy puntualmente y en pocos minutos nos dijo: Yo rechazo el aborto y estoy a favor del matrimonio conformado solamente por hombre y mujer. De manera que el candidato priista, hasta el momento, tiene nuestras preferencias”. Como si la sola declaración valiera por verdad e invalidara el rastro de corrupción y miseria, material y espiritual, que impide el desarrollo integral de la gran mayoría del muy maltratado, por el PRI, Estado de México. Al final (y no precisamente gracias a que El Frente le levantara la mano) del Mazo ganó y aún no se sabe con exactitud cómo es que sus personales preferencias y posturas en tales temas, terminarán por beneficiar a la entidad. Lo innegable es que al PRI le convino y ahora trata de hacer lo mismo en la CDMX, Arriola, su candidato a la Jefatura de Gobierno, dando un auténtico “San Pablazo” anuncia con bombo y platillo que está “En contra de la adopción entre parejas del mismo sexo, a favor de una ciudad de los valores familiares y no a la marihuana (más que para usos medicinales)”. Todo muy bien, pero de nuevo ¿Quién, con franqueza, puede, sin que medie conveniencia o candidez, creerle al PRI y más en época electoral?

Con estos antecedentes El Frente por la Familia, en días anteriores, anunció que presentará a los candidatos su plataforma para el 2018, con el previsible resultado de hacer frente y dividir al otro Frente (el de Anaya), quien ahora será atacado por un lado por este Frente (el de “la Familia”), ahora aliado monotemático del PRI, pero anterior enemigo acérrimo del mismo pues fue gracias a la iniciativa del PRIsidente que el FNF se conformó y marchó, en tanto que por el otro lado el ataque vendrá del mismo Mikel, quien solicita a Anaya definirse con claridad ante “su (la ahora suya) agenda Pro Vida y Familia”. Así El Frente (de Anaya), será enfrentado a diestra y extrema diestra, a partir la antinatural unión PAN – PRD, ejemplo de sodomía política que en tiempos electorales normales no debería gozar de las preferencias de ningún “cristiano”.

¿Será que el FNF se creyó que gracias a él del Mazo ganó y que puede vender la idea de que quien se le sume ganará las elecciones?

Aunque esto por sí mismo no revistiría mayor trascendencia que la definición de nuestro voto, resulta que estos no son tiempos electorales “normales” y tras la lastimosa derrota preconfigurada de Meade, el Frente (de Anaya) se perfila como la única alternativa viable para impedir el triunfo de “ya saben quién”, pero tendrá el problema de no contar con “la bendición” que le daría el compromiso (de palabra gritada) con la agenda del Frente (por la familia), dado que no puede manifestarse al respecto cargando con tan fea, pero útil y necesaria alianza (con el PRD), que incluso le llevara (cómete ese sapo), a (pro)poner a Mancera para Senador Pluri. Todo esto a pesar de que la plataforma del PAN sea, siga siendo, perfectamente clara al respecto de los temas en comento. Por tanto, el Frente (de “La Familia”) ahora amenazará, (con el beneplácito del PRI), a todo el país con negar su apoyo a Anaya, aunque eso implique facilitar más el camino al “innombrable” (lo que aparentemente empieza a convenir a ciertos sectores en el priísmo) – ¡Menudo problema! – ¿Será que el Frente se creyó que gracias a él del Mazo ganó y que puede vender la idea de que quien se le sume ganará las elecciones? – Es un mal cálculo por decir lo menos de tan falaz ilusión, sin embargo, también hay que decirlo, una fuerza social como la que mueve este Frente cuenta y suma (o resta), en estos tiempos complejos, lo que al parecer sí lo ha comprendido el propio PRI, que podría aprovecharse del Frente para reducir las posibilidades de Anaya y de paso, toco madera, ayudar a Andrés Manuel, consciente o inconscientemente, aunque los mejor intecionados crean que esto levantará a Meade.

En este orden de ideas, supongamos, solo supongamos, que en un arranque de inteligencia política (cinismo), Andrés Manuel, que ya subió al PES a su campaña a costa de la opinión del Lobby Gay y la izquierda radical, con la misma soltura que ha ofrecido la amnistía a los delincuentes y ofrecido pluris a sus enemigos y amigos, sin pudor que medie, declarara estar en contra del aborto y a favor de la familia heterosexual. ¿Será que el FNF anuncie, en congruencia con su bien formada y recta conciencia, que AMLO es su opción ganadora? – Es pregunta.

La Libertad tiene como enemigo acérrimo el autoritarismo que se expresa a través del desprecio a las instituciones, a los adversarios, a la crítica y a la opinión diversa.

La Libertad tiene como enemigo acérrimo el autoritarismo que se expresa a través del desprecio a las instituciones, a los adversarios, a la crítica y a la opinión diversa. El inmenso autoritarismo del “mesías tropical” y su ciega obsesión por el poder han aflorado nuevamente (Lo hizo contra Krauze y Silva Herzog Márquez), lo demuestra la lista plurinominal de MORENA y cada persona que recibe y “perdona” al recibirle en su partido. Andrés Manuel vuelve a ser él, aún a costa de arriesgar el apoyo de quienes le creen con fe y buena voluntad para ver un mejor México. ¿Si esto ha pasado de nuevo, cuando aún o llega, y vaya que puede llegar, qué podemos esperar cuando llegue, si llega?



Ése es el riesgo al que nos enfrentamos y que en los próximos días veremos evolucionar. Por ello, El FNF (Frente Nacional por la Familia) tiene como opción seguir o ignorar la premisa de San Bernardo de Claraval, “Si gobiernas sé prudente”, que a nuestros días se traduciría como: Si quieres preservar nuestras aún débiles instituciones y no someter a un estrés innecesario nuestra incipiente democracia, para seguir eligiendo quién te gobernará (y no hacerle un gran favor al PRI regresivo), ordena tus prioridades y revisa tu agenda, por que lo primero es garantizar el respeto a la libertad y las instituciones, y luego presionar, con fuerza ciudadana, al que gane y asuma el compromiso de mandar en democracia, para que facilite la construcción de condiciones para el Bien Común pleno. No es prudente condicionar para todos el futuro a cambio, vaya chantaje, de estar de acuerdo, solo en sus términos, en el único tema propuesto. – Si el Frente hace frente al Frente, nos podemos ir para atrás y no encontrar freno.

En resumen, lo que se juega El Frente por la Familia y demás organizaciones que le integran en esta coyuntura es el bien posible de todos los mexicanos que requiere para ser, necesariamente, de garantizar nuestra libertad y reforzar nuestras instituciones democráticas. Amigos del Frente (ahora hablo a los 2), si gobiernan o aspiran a gobernar, sean prudentes por favor. Quizá pueda ayudarles a decidir qué hacer preguntarle a Mikel qué opina sobre la NOM046. Su respuesta puede ser verdaderamente esclarecedora. Por que reine la prudencia – #TeRogamosSeñor.

*Héctor Uriel Rodríguez Sánchez. Apasionado de la Política, Speaker y Consultor de Negocios – Hago que las cosas pasen. CEO en DirigeHoy.net y Presidente de HazBienElBien AC. Twitter: @hectoruriel y Facebook: /hectoruriel.rs

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.