lunes, diciembre 9, 2019
políticaReligión

Jesús, Política y la cultura del miedo

1.47Kviews

Por: T.K. Coleman*

No recuerdo haber leído algún verso de la Biblia donde Jesús sea presentado como alguien que tratara su poder creador como si este dependiera de lo que hagan los políticos.

Cuando Jesús era bebé, el Rey Herodes (un político) trató de asesinarlo, de modo que él tenía una muy buena razón para vivir con miedo de los políticos corruptos. Cuando Poncio Pilatos (un político) proclamó poseer la autoridad de decidir si Jesús viviría o no, la afirmación de Pilatos no intimidó a Jesús en lo absoluto. De hecho, él uso la conversación como una oportunidad de señalar que la autoridad de Pilato era inferior a la fuente de poder que verdaderamente gobernaba su vida.

¿Realmente crees que tu propósito en la vida sólo puede realizarse con el político correcto en la presidencia?

¿Se imagina usted lo débil que Jesús se habría visto si no hubiera podido convertir el agua en vino, o multiplicar los peces y los panes, o elevar a Lázaro de entre los muertos, o restaurar la vista de los ciegos, argumento algo así como; “No puedo cumplir mi misión de promover el reino de Dios porque los políticos son demasiado corruptos?”

¿Se imagina a Jesús diciendo, “Lo siento chicos, me encantaría hacer algunos milagros, pero estamos amolados. Herodes es gobernante?”

A Jesús le enojaba la corrupcion, pero esta nunca lo atemorizó o intimidó. Su sentido de propósito y poder parecía ser desafiantemente independiente de lo que los gobernantes de este mundo pensaran de sí mismos. Y después de todo esto, Jesús también se atrevió a decir que sus seguidores harían cosas más grandes que él.

Esta lección contradice la contemporánea práctica de andar por el mundo como si estuviéramos irrevocablemente fregados mientras la persona “incorrecta” esté en el poder.

Si usted es ateo o agnóstico, puede fácilmente archivar esto en la carpeta de “los cristianos son irracionales”, pero sí se considera creyente, esta observación debería hacerlo reflexionar.

¿Realmente cree que su habilidad de combatir el mal, realizar milagros e impulsar la causa del amor incondicional se limita a por cuál candidato vota? ¿En serio considera que su propósito, su vocación, o su misión en la vida sólo pueden realizarse si la persona “correcta” está en el poder? ¿Realmente cree que debería sentirse intimidado por cualquier cosa que salga de la boca de un político?

Usted tiene todo el derecho de apasionarse acerca de la política y enojarse respecto a la injusticia, pero quizá quiera repensar sus hipótesis si es que trata a los políticos como la principal fuente de poder en su vida.

No pretendo saber exactamente lo que Jesús haría en toda situación, pero tengo mucha confianza en que él no dejaría que el miedo y la ansiedad dominaran su vida en ninguna situación.

*TK Coleman es el director educativo de Praxis, es conferencista, emprendedor y autor de cientos de artículos.

Originalmente publicado (en inglés) en FEE.Org

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.