jueves, diciembre 12, 2019
sociedad

La absurda exigencia de un mandatario resentido

1.12Kviews

Por: Angélica Benítez*

Primero fue la Mafia del Poder y, ahora que él está en la silla presidencial, busca a otros culpables de sus desgracias imaginarias. El problema es que López Obrador ahora es Presidente, y sus ocurrencias llegan a nivel internacional, representando a todos los mexicanos, aunque no a nivel ideológico o intelectual.

Cualquiera que haya estudiado un poco de Historia más allá de los libros de la Secretaría de Educación Pública, sabe perfectamente que no hay un registro real del número de matanzas que se realizaron durante la conquista. De lo que sí se tiene evidencia, sin embargo, es del estilo de vida de las comunidades prehispánicas, quienes se asesinaban entre sí y sacrificaban vírgenes. No era un ambiente armónico. Más aun, existen también evidencias de que, tras la llegada de los españoles, llegó también la literatura clásica, las artes y los principios morales. Hoy vemos una América Latina multicolor: los colores de piel oscilan desde el blanco hasta el más moreno. Si los españoles llegaron a asesinarlos a todos, ¿no deberíamos ser todos blancos y rubios, como sucedió con Estados Unidos? Y ahí, amigos míos, tenemos la primera incongruencia de la leyenda negra de la conquista que nos contó nuestra maestra de la secundaria (cuyo apellido, por cierto, no es indígena sino español).

Si bien hubo claroscuros durante la época, necesitamos estar muy adoctrinados por la izquierda para no ver el evidente progreso que la conquista nos brindó. Como todo en la historia de la humanidad, hubo héroes, villanos y, sobre todo, personas con defectos y virtudes. A esta mezcla le debemos la cultura que conocemos hoy en día, esa mezcla somos nosotros, incluyendo a Andrés Manuel López Obrador (¿a alguno le parece que López u Obrador sean apellidos indígenas?).

¿Por qué AMLO siempre es la víctima?

Desde antes de ser Presidente, siempre se ha visto a sí mismo como una víctima. El problema con las víctimas mentales es que tienen baja autoestima, y esto les impide afrontar la vida desde una óptica objetiva. Muchos creímos que su victimismo sería sólo una estrategia de campaña y que, una vez asumido el poder, comenzaría a gobernar para todos, sin despreciar a nadie.

Sin embargo, continúa desprestigiando a los “fifís”, es decir, a la población que económicamente está en condiciones de generar riqueza para el país. Para él, todo aquel que no esté de acuerdo con él, es un fifí, parte de la mafia del poder o cualquier otro adjetivo con el que pueda ser desprestigiado. Es el eterno discurso de la izquierda, que sigue aplicando para el feminismo radical y los movimientos indigenistas. Todos basados en el arcaico discurso de la izquierda de Marx.

¿Cómo es que sus asesores le permitieron enviar semejante carta al Rey de España?

El actual gobierno federal está conformado -en su mayoría- por ciegos seguidores del Presidente, sin capacidad de filtrar sus acciones y asesorarlo. Específicamente en este vergonzoso caso nos topamos con la figura de Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores. ¿Ebrard tenía conocimiento de esta carta? ¿permitió que se enviara? ¿no tenía conocimiento de la misma? ¿cuál es su estrategia real de gobierno, más allá de seguirle el juego a todo lo que se le ocurra al Presidente?

En el siglo XX, Japón recibió dos bombas nucleares por parte de Estados Unidos. No andan haciendo dramas ni exigiendo que se disculpen con ellos. Levantaron la cabeza, se pusieron a trabajar y se convirtieron en primer mundo y referencia en temas de tecnología. Así se asumen las crisis cuando uno sabe lo que vale, a nivel personal y, desde luego, a nivel nacional.

Si asumimos que el actual Rey de España debe disculparse por una supuesta desgracia ocurrida hace 500 años, empecemos por casa y exijamos a nuestro actual Presidente que se disculpe por las desgracias reales cometidas por todos sus predecesores y por él mismo en los pocos meses que tiene de gobierno. Es una disculpa más legítima.

*Angélica Benítez es Licenciada en Ciencias de la Comunicación por parte de la Universidad Autónoma de Baja California. Cuenta con una Maestría en Administración de Empresas por parte de CETYS Universidad, y se desempeña actualmente como docente universitaria.

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.