jueves, diciembre 12, 2019
sociedad

La ‘deconstrucción’ de la civilización occidental: la absurda estrategia de la izquierda para frenar el sufrimiento.

380views

Por: Angélica Benítez*

Los movimientos políticos de izquierda han puesto de moda el concepto de “deconstrucción”, que se refiere a dejar de ser lo que como sociedad e individuos hemos sido para volver a empezar de nuevo, hablando de costumbres, cultura, religión, ideas y hasta el género, con el argumento de que todo esto ha sido una imposición social que algunos -el famoso patriarcado- se han encargado de que lo tomemos como si fuera natural.

Lo curioso es que precisamente esta idea de deconstuirnos viene de “arriba”, es decir, evidentemente hay alguien con muchos recursos financiando la democratización de esta idea que, como muchas, tiene consecuencias. Dejar de lado el patrimonio intangible que nos ha convertido en la humanidad que somos hoy no es un asunto menor, pues para querer algo así tendríamos que asumir que somos una sociedad fallida, que todo lo que tenemos es negativo y que por ello debemos olvidarlo todo. Ojo: estamos hablando de miles de años de civilización, conocimientos, instituciones y prácticas que la izquierda considera que son erróneas y por eso necesitamos eliminarlas, destruirlas o “deconstruirlas”.

Esta idea tiene como fundamento principal enaltecer las emociones, como si fuéramos una especie de niños eternos, para protegernos del sufrimiento y los males del mundo. Por eso también la izquierda defiende el tema del aborto: es muy incómodo ver niños que no tengan una vida perfecta, así que mejor los matamos en el vientre, donde no se vean. Es una tiranía de las emociones que cree que a partir de sentirnos bien, podemos reconstruir el mundo después de destruirlo tal como lo conocemos hoy.

No se habla de estar en crecimiento personal o fortalecimiento social. Se habla de deconstruir para proteger las emociones, lo que implica cosas tan absurdas como lo que hoy sucede ya en algunas escuelas europeas: se está prohibiendo a los niños tener mejores amigos, simplemente porque esto pone triste a aquel que no tiene un mejor amigo. En lugar de forjar seres humanos resilientes, fuertes y capaces de desarrollarse socialmente, la izquierda extremista hoy propone la censura y medidas sin sentido. En estas escuelas, además, está prohibido invitar a tus amigos de clase a tu fiesta de cumpleaños, a menos que vayas a invitar a todo el salón.

La deconstrucción no tiene ningún sentido si no somos capaces de rescatar a nuestras instituciones más sólidas, como la familia. Tampoco tiene ningún sentido si pisoteamos la razón y la intelectualidad con el único afán de evitar el sufrimiento. Asumir que miles de años de civilización han sido fallidos no sólo es absurdo, es un insulto, basta con revisar el caso ebay.

Ebay es una compañía basada en la honestidad. Cuando inició, existían muchas dudas: ¿quién se hará cargo si el cliente paga y el vendedor no envía el producto en las condiciones que estaban publicadas? Es una pregunta razonable. Y, sin embargo, en los años de operación de ebay, nunca ha sucedido tal cosa. Prácticamente todos los usuarios tienen buen récord y utilizan la plataforma para dar valor de manera honesta.

Podemos hablar también de México de como tras cada desastre natural, la sociedad se une heroicamente para ayudar. Generalmente es el Estado quien entorpece la ayuda, pero la comunidad suele responder muy bien.

Esto no es una sociedad fallida. Es una sociedad que tiene mucho por mejorar, pero eso no significa que los conceptos y valores que nos rigen deban ser destruidos para hacer sentir mejor a unos cuantos que se niegan a aceptar que la ciencia, el género, la vida humana, los valores universales y otros temas no son simples “constructos culturales productos del patriarcado opresor”. 

*Angélica Benítez es Licenciada en Ciencias de la Comunicación por parte de la Universidad Autónoma de Baja California. Cuenta con una Maestría en Administración de Empresas por parte de CETYS Universidad, y se desempeña actualmente como docente universitaria.

1 Comment

  1. el argumento historico, una vez mas, resulta incontrovertible en tanto a su descripcion de las ideologias eurocentricas vigentes. El brillo de O’Gorman se manifiesta en el planteamiento de una paradoja: “A medida que America va siendo, va dejando de ser America; la significacion profunda de su historia estriba, se va aniquilando su ser al mismo tiempo que se actualiza” 7. El proceso de autoaniquilacion se vino dando desde las primeras descripciones del mundo americano en las que se le constituia como un ser vacio cuya significacion historica consistia del potencial de ser como Europa. Implicita esta la nocion de que Europa “es en ese momento la civilizacion vicaria de la humanidad”. Europa en una palabra constituye un modelo al cual debe aspirar America. El autoaniquilamiento se da en el proceso de transformacion de la naturaleza y las culturas amerindias. En el horizonte historico, sin embargo, la especificidad ontologica de America va mas alla de los programas de evangelizacion, por ende de la autoaniquilacion de las culturas indigenas, en las formas de vida europea que ya no son meras replicas. El destino de America se da en la reformulacion de lo universal, en una suerte de provincializacion de Europa, para hacerle eco al titulo del libro del historiador indio Dipesh Chakrabarty. Si bien O’Gorman no compartiria los postulados marxistas de Chakrabarty, en particular su proyecto historiografico de escribir dos tipos de historia: mientras la Historia 1 utiliza las categorias abstractas del  de Marx (a saber: mercancia, valor de cambio, trabajo, plusvalia, etc), la Historia 2 se inspira en Heidegger para una aproximacion a las temporalidades y vivencias de las sociedades hindues en las que las deidades saturan la vida cotidiana de los trabajadores del yute 8. O’Gorman y Chakrabarty coinciden en la imperiosidad de los valores universales de occidente. Valores que en sus sociedades no se dan como meras replicas sino como formas propias de pensar lo universal.

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.