viernes, diciembre 14, 2018
Elecciones 2018

¡La diferencia Sí la harás tú!

2.35Kviews

Por: José Luis Dueñas Barrera*

Un primer análisis a fondo de la nueva encuesta de COPARMEX-Este País.

En periodo electoral es natural que el debate público se concentre en las estimaciones de victoria, bien sea por un genuino interés de la ciudadanía o bien por tácticas de comunicación tendientes a modificar la percepción, éste último caso ha orillado a “evitar la incertidumbre” en términos del sociólogo Geert Hofstede. Dicho en otras palabras, evitar la incertidumbre se traduce en incrementar las regulaciones sobre aquellas cosas que provocan duda como justamente las encuestas, mismas que ya requieren cumplir requisitos para ser publicadas y evidentemente a más regulación, más dudas, más injuria, más trucos para eludir.



En este contexto se han publicado encuestas falsas y encuestas que cumplen requisitos administrativos que las hacen legal y matemáticamente confiables, pero distan mucho de tener requisitos técnicos que las hagan humanamente confiables.

COPARMEX y la fundación Este País, conscientes de la poca credibilidad en las más recientes encuestas electorales, deciden realizar la propia con varios puntos a su favor:

  • La realizan dos empresas al mismo tiempo (Ipsos y Berumen). Ipsos, por cierto, fue la única encuestadora que calculó acertadamente el margen de victoria de Enrique Peña Nieto sobre López Obrador en 2012.
  • Una empresa auditó a la otra en todo el proceso.
  • La muestra es mucho más amplia que la mayoría de las encuestas. Más de 7 mil personas sólo para la encuesta presidencial. Aunque matemáticamente bastan alrededor de 1800 encuestas para los 90 millones de votantes de México, sin duda entre más personas, mayor confianza humana.
  • La base de datos completa se pondrá a disposición del público el día de mañana 13 de junio.
  • La distribución geográfica es más representativa del país, a diferencia de otras encuestas que se concentraron en pocas ciudades. Esta encuesta fue realizada en 750 secciones electorales distribuidas equitativamente en 150 secciones por cada circunscripción electoral (México se divide electoralmente en 5 bloques llamados circunscripciones, a su vez en distritos electorales, secciones y casillas).
  • Las personas que levantaron la encuesta eran monitoreadas en persona y digitalmente, reduciendo un posible sesgo que yo denomino el sesgo del repartidor de volantes: cuando un repartidor de propaganda casa por casa desea terminar rápido, “avienta” a cada domicilio dos o más volantes, agilizando su labor. De forma similar, los encuestadores pueden llegar a verse tentados a contestar encuestas sin necesidad de tocar puertas ni cumplir el protocolo, ya que carecen de vigilancia de su empresa o porque la encuesta se realiza en papel. Esta encuesta se realizó en tablets con GPS integrado y conectadas a un centro de control.
  • La tasa de rechazo fue del 41.7%. Eso suena demasiado ciertamente, pero en el resto de las encuestas la muestra queda fija en 1,200 personas aproximadamente y no realizan tantas encuestas exitosas hasta lograr la muestra completa, es decir, si sólo les contestaron 400 personas, con eso se conforman, hacen cálculos y publican la encuesta. Ipsos y Berumen en esta encuesta realizaron más de 25 mil intentos en total, hasta lograr las 7 mil encuestas exitosas para encuesta presidencial y 13 mil para encuestas de elección a gobernador.
  • Las gráficas muestran el porcentaje bruto, es decir, no hacen magia matemática para sumar los indecisos a cada candidato. Muestran hasta el mínimo resultado en porcentajes.

Dicho lo anterior, veamos el resultado más relevante: la encuesta presidencial

Como vemos, los indecisos son el segundo lugar empatados con la coalición PAN-PRD-MC y representan la quinta parte del electorado: 2 de cada 10 ciudadanos no han decidido por quién votar. Y la ventaja de la coalición Morena-PT-PES es al menos 10% menor que en la mayoría de las encuestas ya publicadas.



En la misma encuesta se pregunta en dos ocasiones por la preferencia de votación, en el día de la encuesta (realizada entre el 30 de mayo y el 6 de junio) y si fuese el 1ro de julio; en la segunda pregunta llama la atención un resultado: los indecisos aumentan al 27.8%, es decir que el día de la elección aproximadamente 1 de cada 10 personas que ya habían decidido su voto, van a marcar una opción distinta en la boleta.

Otro dato de mucha relevancia es la distribución porcentual del voto por partido político. Típicamente las encuestas exhiben un resultado condensado por Candidato, sumando las estimaciones de voto para cada partido. En la boleta electoral para elegir Presidente (y en la mayoría de las boletas electorales), verás repetidos los nombres de los candidatos tantas veces como partidos políticos los postulan y las encuestas replican este diseño de la boleta.

Con esta boleta simulada se elabora la encuesta que analizamos aquí y los resultados son realmente impactantes pues revelan que el PRI está a punto del colapso, con menos intención de voto que el PT, y 5 partidos políticos nacionales podrían perder su registro (PRD, MC, PVEM, PANAL y PES).

Las cifras indican que para ejercer una verdadera opción de voto útil que frene la amenaza populista y el avance en México del Foro de Sao Paulo (también llamado por un asambleísta venezolano, “El Eje del Hambre”), hoy punteros en prácticamente todas las encuestas, hay al menos numéricamente una sola opción consolidada en el 2do lugar.

Si Ricardo Anaya Cortés y la coalición PAN-PRD-MC logran sumar voto efectivo de al menos la tercera parte de los indecisos más voto útil equivalente a la tercera parte de cada partido de la coalición Todos por México PRI-PVEM-PANAL, los resultados serían los siguientes:

PAN-PRD-MC = 21%

Bajo estos escenarios en los que aún quedan 14% de indecisos, la coalición Por México al Frente (PAN-PRD-MC), estaría a 9% del puntero en encuestas e incluso a menor distancia considerando el error estadístico y la posibilidad de que más indecisos se agrupen en torno a la coalición PAN-PRD-MC, mientras que la coalición Todos por México (PRI-PVEM-PANAL), estaría a un lejano 14% de distancia.

Nada está decidido aún. Al igual que la mayoría de las elecciones en todo el mundo desde el año 2000, los resultados se perfilan distintos a lo que se publicita en encuestas (Brexit en Reino Unido, Juan Manuel Santos vs Antanas Mockus en Colombia, Hillary Clinton vs Donald Trump en EUA, Vicente Fox vs Francisco Labastida en México, por citar ejemplos).

Con toda esta información, lo puedo afirmar: La diferencia sí la haces tú el 1ro de julio.

  • Otros resultados relevantes en esta encuesta.
    • Estimación para Diputados Federales y Senadores por partido político:

Estas tablas recalcan la existencia del voto diferenciado en todo el país  pero también es una buena noticia para la democracia: se espera que en ambas Cámaras nadie, ni en coalición, obtenga la mayoría simple (50% + 1) con la que se reforman la mayoría de las leyes, y mucho menos la mayoría absoluta (66%) con la que se podría modificar cualquier ley sin requerir coaliciones legislativas, por lo que quien gane la Presidencia tendrá los necesarios contrapesos en el Poder Legislativo.

  • Preferencias brutas para Gobernador, con márgenes de error del + – 5% en la mayoría de los casos:

Llama la atención el repunte de un candidato independiente. El PVEM posiblemente pierda la tele-gubernatura de Manuel Velasco. De mantenerse esta tendencia en un estado que ya está acostumbrado a la alternancia política recurrente, los indecisos no representarían una diferencia significativa.

A diferencia de lo que corre en medios, a Mikel Arriola le pesa la marca y no logra movilizar ampliamente al electorado con sus propuestas a favor de la vida y la familia. En la Ciudad de México el mismo grupo político que ha gobernado la capital desde el año 1997, a pesar de los escándalos de corrupción, podría detentar la Jefatura de Gobierno sólo que bajo siglas distintas. Ojo con Sheimbaum para 2024. Barrales podría elevar significativamente el miserable 10-12% de votación que el PAN suele obtener desde el año 2006. Aquí los indecisos son una fuerza de gran relevancia que dificultarían el camino de Morena.

En Guanajuato no es sorpresa que la coalición encabezada por el PAN tenga buena preferencia electoral, lo que si destaca es que es realmente elevada y que el PRI cae al tercer lugar de las preferencias. De mantenerse esta tendencia, los indecisos no representarían mayor fuerza a favor de otras alternativas.

Movimiento Ciudadano tiene un bastión en donde es altamente competitivo, Jalisco. Actualmente gobierna el PRI pero pierde fuerza. Destaca que el otrora PAN tres veces seguidas ganador de esta importante gubernatura, arrastra un cuarto lugar en las preferencias. Sí y sólo si la totalidad de indecisos se vuelca por el PRI o por Morena, podrían dificultar el camino de Movimiento Ciudadano.

En el Estado de Morelos es sorprendente que el electorado prefiera a un ex futbolista sin preparación académica. Aplica muy bien aquel dicho del propio López Obrador que profirió para el PRI en el Estado de México, pero ahora el saco le queda a Morena en Morelos: podrían poner a una vaca como candidata y ganaría. El PAN recupera ligeramente su preferencia por encima del PRD y moraleja: debieron coaligarse ya que, en este escenario, sólo si los indecisos se movilizan a favor del PAN podrían competir decisivamente.

El polémico exgobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, podría perder este bastión importantísimo para el PAN. Por aquel experimento de mini gubernaturas de dos años, Puebla y Veracruz podrían pasar a manos de Morena. Aquí el error estadístico de + – 5% perfila una competencia reñida donde el PAN podría ganar con la diferencia mínima y los indecisos sí serán clave.

Tabasco refrenda su preferencia política por la izquierda, sea bajo las siglas del PRI, del PRD o ahora de Morena. Llama la atención que en esta encuesta el PAN está en segundo lugar aunque desde luego tan abajo en preferencias que no alcanzará ni siquiera para hacer contrapeso a la dictadura de Tomas Garrido en el siglo XXI. Los indecisos no representarían una fuerza a favor de ningún candidato.

Final de carrera de caballos. El PAN podría retener esta gubernatura tan peleada ya que desde hace doce años es una opción altamente competitiva en Veracruz. Hace dos años se decidió elegir un gobernador electo popularmente pero interino, a efecto de homologar las elecciones federales con las estatales. En aquel momento las encuestas daban resultados muy similares y la coalición PAN-PRD obtuvo la victoria. Los indecisos podrán dar el veredicto final.

Bajo una coalición PAN-PRD se había logrado la alternancia de partido en Yucatán, pero el PRI retornó con mayor fuerza y el PAN se ha debilitado. Aunque al final las elecciones siempre quedan entre dos opciones, en Yucatán hay un empate técnico entre tres alternativas por el momento y destaca que la izquierda representada por Morena-PT-PES tenga una elevada preferencia electoral en aquel estado. También aquí los indecisos podrían dar el resultado definitivo.

*José Luis Dueñas Barrera es Secretario General de Haz Bien el Bien A.C., Maestro en Administración Pública y Coordinador Académico de Licenciatura en Ciencia Política en la UNIR. En twitter: @duenasluis

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.