miércoles, diciembre 13, 2017
internacionaltecnología

Los costos de equivocarse con el huracán Irma

1.09Kviews

Por: Douglas MacKinnon*

Resulta que Rush Limbaugh estaba en su derecho de cuestionar las motivaciones de parte de los medios de comunicación y los diversos servicios meteorológicos en relación a Irma, así como a las “predicciones” y la “expectativa” de los huracanes.

En el pasado, he comparado a los “pronosticadores” del clima con los analistas políticos y los economistas. Todos ellos incluyen muchas suposiciones en sus pronósticos, con los meteórologos quedando muchas veces en un lejano tercer lugar en términos de precisión.

Hace algunos años, me reuní con el gerente general de un gran canal de noticias. Él me dijo que, de acuerdo a sus propios datos, los televidentes sintonizaban “primero por el clima, después por los deportes, y al último por las noticias”. Por lo tanto, destacó, los meteorólogos eran las “gallinas de los huevos de oro” del canal.

Me siguió explicando que buena parte de los pronósticos climatológicos por televisión eran una “farsa”. Dijo que hace décadas daban un pronóstico “del día”, pero después el canal B, al otro lado de la ciudad, pasó a un pronóstico “de dos días”, así que ellos contra atacaron con pronóstico “de tres días”, hasta que todos pasaron a los “inútiles” pronósticos de siete días.



Él enfatizó que todo se hacía por motivos de competencia y de ratings, y que con el pronóstico “de siete días” estaban tratando como tonta a la audiencia, porque normalmente “ni siquiera tendrían correcto el pronóstico del día siguiente.”

Ahora, de regreso a  Rush Limbaugh, él también fue enteramente sincero cuando declaró que muchos en la izquierda usan a los huracanes –y a cualquier tragedia que pueda asociarse con ellos- para agitar e impulsar sus narrativas de calentamiento global y cambio climático.

Al igual que en la prensa, la industria del entretenimiento y la academia, la discriminación en contra de las ideas conservadoras o incluso pragmáticas y honestas está en pleno efecto cuando se trata de contratar meteorólogos. En su mayor parte, si usted no adora en el altar de “las maldades del calentamiento global antropogénico” y la correción política, no podrá ser contratado en The Weather Channel, CNN, ABC, CBS, NBC o incluso en la mayoría de los caneles locales de noticias.

Más allá de este hecho está la realidad de que los “pronosticadores”, con sus modelos “Europeo” y “Americano” –además de cualquier otro modelo de fideos de espagueti que puedan aplastar en la pantalla- han estado decididamente equivocados respecto a  Irma y Florida.

Los modelos estaban mal

Primero, decían que Irma iba hacia la costa este de Florida, después que justo al lado de la costa este, luego que hacia la zona media, más adelante que justo en medio de Florida. Después, que más al oeste, y finalmente que justo sobre la costa oeste de Florida.

¿Están bromeando? Sólo admitan que no saben de lo que están hablando y déjenlo así.

Aquí en la costa suroccidental de Florida, hubo un pronosticador que estaba tan avergonzado por las continuamente cambiantes predicciones, que reconoció justo eso. Más que ello, admitió que la “ciencia y nuestros instrumentos todavía no llegan al punto de predecir correctamente la dirección o fuerza de estos huracanes. ”

Poco después, un pronosticador de la izquierdista CNN dijo que los modelos eran “horribles.”

Bien por ellos, porque ¿sabe qué? Estas insultantes predicciones de adivinanza crean consecuencias reales y peligrosas. Básicamente toda la costa sureste de Florida, desde Miami hasta Palm Beach fue obligada a evacuar. Millones de personas dejaron sus hogares.

La evacuación de estos millones de personas causó grandes dificultades –especialmente para los adultos mayores y las personas en situación de debilidad- y su aplicación costó millones de dólares de los contribuyentes.




Después de todo eso, la costa sureste de Florida ni siquiera quedó en el cono proyectado para Irma, pues este se movió a la costa occidental del estado.

Irónica y muy peligrosamente, muchas de las personas del área de Miami huyern a Naples u otras ciudades en la costa occidental, porque los “expertos” del clima, con sus “proyecciones”, “conos” y “modelos de espagueti”, les dijeron que esa parte del estado sería mucho más segura.

Hasta que no lo fue.

Irma puso a millones de personas en riesgo en ambas costas, y debió tomarse muy en serio. Razón de más para no adivinar, pretender, o sermonear.

Los risiblemente incorrectos “modelos” y “conos” se convirtieron en el más cruel de los chistes contados a expensas de los residentes de Florida, que desesperadamente trataban de saber hacia dónde huir o incluso sobrevivir.

Al final, las verdaderas lecciones con Irma son que la predicción del clima está lejos de ser una ciencia exacta, y que nunca debería explotarse por motivos políticos o ganancias monetarias.

Con suerte, aquellos que controlan casi todo en el campo de la meteorología coincidirán con esto, al menos para poner menos vidas en riesgo.

*Douglas MacKinnon trabajó tanto en la Casa Blanca como en el Pentágono. Fue secretario de prensa del ex Senador y candidato presidencial Bob Dole. 

Esta traducción fue realizada por Wellington.mx a partir del artículo publicado en inglés por la FEE y por Investors Business Daily

Leave a Response