sábado, agosto 18, 2018
Elecciones 2018sociedad

Los pasos de López

1.72Kviews

Por: José Juan Hernández Moncada*

El titulo hace un homenaje a la obra del celebre novelista guanajuatense  Jorge Ibargüengoitia, uno de los referentes de la novela histórica y política mexicana, autor de otra exitosa novela titulada: Maten al León, más ad hoc para las siguientes líneas; se trata del relato cómico ambientado en la ficticia república de Arepa, la cual es gobernada por un tirano que planea reelegirse por quinta vez y crear la presidencia vitalicia; constituye una entretenida parodia de las dictaduras latinoamericanas que por décadas asolaron la región; un fantasma que se creía superado, pero mismo fantasma parece haber resurgido con fuerza en el siglo XXI.

Ahora bien el López al que me referiré de ahora en adelante, se trata del eterno candidato de la coalición político-religiosa, ahora denominada “Juntos Haremos Historia”. Si el líder de esta amalgama integrada al mero estilo del monstruo de Frankenstein, aspira a convertirse en el nuevo caudillo autoritario  de Latinoamérica, y ¿por qué no?,  servir en un como fuente de inspiración para alguna parodia similar a Maten al León solo que ahora  ambientada en el siglo XXI; estos son los pasos básicos e indispensables que debe de seguir:

Paso 1: Estableciendo el culto a la personalidad.

El culto a la personalidad es un factor indispensable que todo régimen autocrático debe atender con especial empeño, puesto que en primer lugar;  garantiza la fidelidad y devoción de los gobernados, creando una especie de misticismo y omnipresencia alrededor de la figura del supremo líder, y en segundo lugar, la prominencia y exaltación de la figura del caudillo genera la sumisión de los colaboradores del mismo, al impedir el surgimiento de cualquier cuestionamiento a su liderazgo, es decir evita la aparición de “pretendientes al trono”.



Y entonces el aspirante a dictador se preguntará; ¿Cómo lograr esto?, primero que nada será importante revisar los ejemplos de la Old School en la materia, ejemplos de sobra conocidos como los clásicos Mussolini, Stalin o Hitler o sus alumnos Mao,  Kim Il Sung o Nicolae Ceaucescu[1] incluso los mas exóticos como Idi Amin o  Mobutu Sese Seko. Una vez teniendo tales precedentes el aspirante a caudillo deberá articular un discurso completamente providencial y redentor, será conveniente utilizar palabras como transformación, salvación,[2]  renovación, reorganización [3] etc. Algo así como Movimiento de Regeneración Nacional, este mote servirá aunque parezca copiado del Proceso de Reorganizacion Nacional Argentino o del Comité de Salvación Pública de Robespierre.

Es importante mantener la omnipresencia de la imagen del líder, como aparecer en cuanto spot, cartel, volante, manta o anuncio habido y por haber sin importar que se trate de la elección más irrelevante, el candidato carecerá de relevancia mientras cuente con la bendición del caudillo podrá postularse hasta el peor de los delincuentes y su imagen quedará purificada por gracia y obra del líder, algo así como lo que hace López (véase recuadro 01). Y para fijar bien esta imagen en las mentes de los gobernados habrá que acuñar un mote corto y fácil de memorizar que describa la imagen del caudillo; algo así como Führer, Duce, Papa Doc o Peje. Una vez implementadas estas medidas la ilusión estará completa.

Paso 2: Divide y vencerás.

Para cualquier aspirante a dictador una sociedad organizada y solidaria es un obstáculo para la acumulación de poder, la sociedad organizada funciona como un contrapeso para la autoridad del estado y el aparato de gobierno, por lo cual una de las prioridades del caudillo será impedir precisamente esta situación.

De inicio habrá que descalificar y sospechar de cualquier organización civil, asi como López expresó literalmente profesar “una profunda desconfianza en lo que llaman sociedad civil”.[4] Aquí la línea de acción será creando encono y polarizando a los distintos sectores sociales, una vez que la semilla del odio sea sembrada, la manipulación de las masas será un pan comido para nuestro caudillo. Este es uno de los procesos mas sencillos, basta con acuñar un discurso divisor y radical, donde todo deberá ser blanco o negro, buenos y malos, el ellos y nosotros. Básicamente se trata mediante algunas formas sacadas de la teoría de la conspiración, unificar el resentimiento social y el odio en un enemigo común, entonces el caudillo podrá encabezar la cruzada contra este enemigo; por lo general el enemigo podrá ser externo o interno y definido de manera ambigua que de tal forma permita incluir a personajes o grupos que eventual o circunstancialmente se vuelvan incomodos o críticos para con el caudillo, así pues   ejemplos bastan y sobran desde la antigüedad, los judíos, los gitanos, la burguesía, los rojillos, los judeomasónes,  el imperialismo o la mafia del poder.

Una vez implantado el discurso en la psique colectiva de la sociedad, la incómoda libertad de expresión será anulada, la ciudadanía en su mayoría se convertirá en una masa iracunda de fácil manipulación, apelando a la pasión y desoyendo cualquier razón, entonces el líder emergerá como la única voz autorizada y el interprete absoluto de la voluntad popular; además permitirá amedrentar y perseguir cualquier conato de oposición, y tendrá la importante función de justificar o minimizar las fallas del régimen simplemente trasladando la culpa.

Pasó 3: Minando contrapesos.

Una vez nulificada la crítica y la opinión divergente, surge el siguiente y mayor obstáculo a vencer. La división de poderes y los contrapesos institucionales son la espina dorsal del sistema democrático, por imperfectos que estos sean, permiten contrapesar el poder del primer mandatario; impidiendo que pueda ejercerlo de manera arbitraria y absoluta. Esto no es para nada conveniente para los pasos del caudillo hacia la autocracia. ¿Qué se debe hacer al respecto?



Primero que nada esta fase será fundamental para consolidar el poder del nuevo dictador, para ello pues habrá que mandar al diablo las instituciones, tal como lo hizo Hitler al incendiar el Reichstag, así eliminó la oposición parlamentaria o el mismo Nicolás Maduro al convocar a un nuevo constituyente se deshizo del poder judicial y legislativo o bien como lo propone López en su Mesa de Análisis de la Suprema Corte de Justicia de la Nación donde se propone: Cita textual: Modificar o reformar las estructuras del poder judicial, cualquiera que sea su nivel (federal o local), (…)Suprimir el Consejo de la Judicatura Federal(..)Rediseñar el sistema de nombramiento de los ministros de la Suprema Corte de Justicia. (…) que no sean nombrados sino elegidos a través del voto popular, previa propuesta de las universidades y academias; que se elimine el sistema de ternas y, en su lugar, sea una propuesta unipersonal por parte del Ejecutivo (para evitar el desprestigio de los otros candidatos de la terna y porque la elección de uno solo, de esos tres, deriva de arreglos partidistas).[5] Fin de cita.

Esta propuesta a pesar de ser escandalosa no es de sorprender; pues desde su paso por el Gobierno del Distrito Federal, López mostró una total falta de respeto por el poder judicial y el estado de derecho, en su visión autocrática del mundo en el año de 2003 declaró: “Una ley que no imparte justicia no tiene sentido”, y agregó: La Corte no puede estar por encima de la soberanía del pueblo. La jurisprudencia tiene que ver, precisamente, con el sentimiento popular. O sea que si una ley no recoge el sentir de la gente, no puede tener una función eficaz.[6] Por lo que resulta natural que uno de los ejes de su proyecto de nación sea debilitar y subordinar al poder judicial, en pro de la soberanía popular, (por soberanía popular entiéndase la interpretación del caudillo, véase: Paso 1 y Paso 2) Una vez concretada esta fase la autocracia será una realidad, al verse el líder y caudillo liberado de ataduras legales e institucionales; por lo cual para cualquier aspirante a dictador estos detalles resultan de vital importancia.

Paso 4. Conservando  el poder.

Una vez que nuestro querido, admirado y sagaz líder y caudillo haya llegado a este punto, entonces podremos orgullosamente llamarlo dictador, ya que a base de esfuerzo y talento habrá logrado construir un régimen autoritario en toda forma, sin embargo surge la cuestión y la necesidad de implementar las medidas necesarias para conservar los logros conquistados en los pasos anteriores.

Una figura bastante útil para las tareas de conservar y no solo conservar si no incrementar el poder de nuestro líder, es la figura del Referéndum o la Consulta Popular, aquí podremos consultar y preguntar cualquier cosa desde la supresión derechos civiles, nuevas leyes, estados de excepción, cancelación de reformas y proyectos, y la joya de nuestra corona la anhelada reelección, aunque podremos disfrazarla en un principio de revocación de mandato, pero nuestro caudillo no deberá de preocuparse por obtener negativas en estas consultas;  ya que completados los pasos anteriores el líder tendrá el dominio completo de la opinión publica y sin ningún contrapeso legal, las consultas solo tendrán la finalidad de conservar las formas democráticas así como legitimar las decisiones autocráticas invistiéndolas de “soberanía popular”. Todos los hombres que se han preciado de ser grandes dictadores desde el mismo Hitler[7][8] hasta el simpático Kim Jong Un[9] han recurrido al referéndum, plebiscito, consulta popular, llámele como usted quiera al final el resultado siempre será un espaldarazo al caudillo líder. Así pues nuestro querido López va por buen camino al proponer exactamente sus ejercicios “democráticos” a modo, donde plantea cuestionar su permanencia en el poder y muchas más cosas, juzgue usted mismo solo basta con darle una mirada a su proyecto de nación.[10]

Por ultimo y ya para concluir dentro de este mismo paso para conservar el poder es necesario también tener fuerza y capacidad de coacción, una vez que cosechamos las conciencias y coptado la estructura con la hoz, también requerimos de un martillo que nos ayude a enderezar aquellos clavos flojos, estamos hablando de la clamada figura de la policía política, tan socorrida por todo régimen autoritario e incluso los semi-autoritarios; estas policías del pensamiento las cuales surgieron como la línea de defensa definitiva del régimen, encargadas de velar por su seguridad e integridad, probaron de manera eficaz a lo largo de la historia su éxito;  tenemos celebres ejemplos como la Stasi de la pintoresca Republica Democrática Alemana o la misma Policía Nacional Revolucionaria de nuestros casi vecinos cubanos; este detalle tampoco ha sido dejado de lado ni minimizado por nuestro visionario López, ya que ni tardo ni perezoso ha formulado su propia propuesta para la creación de la Guardia Nacional Obradorista.[11]

Así pues hemos llegado al final de este brevísimo manual que todo aquel individuo que no conozca mayor razón que la propia, que sea megalómano, ególatra y obsesionado con el poder absoluto deberá seguir en su camino a hacer de su “visión y paraíso totalitario” una realidad.

*José Juan Hernández Moncada es Historiador y amante de la Libertad. Síguelo en Twitter: @JoséJuanHdzm

[1] https://elpais.com/diario/1989/12/26/internacional/630630001_850215.html

[2] https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=525202

[3] https://www.laizquierdadiario.com/El-Proceso-de-Reorganizacion-Nacional-y-su-repercusion-hoy-70248

[4] http://www.excelsior.com.mx/opinion/leo-zuckermann/amlo-y-su-desconfianza-a-la-sociedad-civil/1232004

[5] https://drive.google.com/file/d/1XXRVStZw5zKUSceC6wD-gWGdtUeWdRFZ/view en:  proyecto18.mx

[6] http://www.letraslibres.com/espana-mexico/revista/el-mesias-tropical

[7] https://www.sudd.ch/event.php?lang=en&id=de011938

[8] http://www.bbc.co.uk/bitesize/higher/history/roadwar/anschluss/revision/2/

[9] http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/07/150719_elecciones_corea_norte_guia_aw

[10] http://proyecto18.mx

[11] http://www.wellington.mx/la-guardia-nacional-obradorista/

 

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.