martes, junio 18, 2019
política

México se va transformando en Venezuela

965views

Por: Víctor H. Becerra*

Una de las discusiones más apasionantes sobre el régimen de Andrés Manuel López Obrador en México, es su supuesto parecido con el régimen construido por Hugo Chávez en Venezuela. Según esta lógica, la llamada 4ta Transformación, como le gusta a López Obrador llamar a su gobierno, no sería más que un esfuerzo consistente por trasplantar a México el llamado “Socialismo del Siglo XXI”, edificando una especie de “Venezuela del Norte”.

Quienes así lo señalan tienen bases en su argumentación. Y sus evidencias, por desgracia, se acumulan y adquieren coherencia. Al respecto, esto lo dice y lo acepta quien desde un principio se ha negado a ver a López Obrador como un simple emulador de Chávez: En mis colaboraciones siempre he destacado, en primer término, la raíz del autoritarismo priista en López Obrador. Aunque quizá sea momento de aceptar lo evidente y reconocer, al fin, cómo el chavismo va adquiriendo protagonismo en el gobierno lopezobradorista.

Muchos han señalado los evidentes parecidos entre ambos regímenes. O para decirlo más claramente: La clara copia por parte de los estrategas de López Obrador de la experiencia chavista. hasta hace poco la experiencia más exitosa en América Latina, sobre cómo vaciar toda institucionalidad en una democracia liberal y transformarla en un régimen iliberal, de cómo convertir una democracia imperfecta en una dictadura perfecta a través de métodos democráticos.

Basta hacer un rápido repaso de las propuestas de Hugo Chávez, para ver cómo fueron copiadas por López Obrador y sus estrategas, con la esperanza de lograr una transformación tan radical como la que operó Chávez sobre el régimen venezolano:

  1. El uso y abuso de los medios de comunicación, especialmente la TV, para popularizar las prioridades del gobierno, desde el programa “Aló Presidente” que inició Hugo Chávez en 1999 (que dejó de trasmitirse hasta que murió en 2013), y del que las conferencias “mañaneras” de López Obrador son una continuación legítima.
  2. El discurso de vender el avión, reducirse el sueldo y ser “humilde”, diciendo que la riqueza es mala, fue patentado por Chávez, con buenos dividendos electorales, ya que según él, no podía haber gobierno rico con pueblo pobre, aunque después terminó comprado un avión más costoso, por ejemplo. También anunció, como hizo López Obrador, no ocupar la Residencia oficial e incluso, que el Palacio de Gobierno se transformaría en una universidad, aunque estas dos promesas no las cumplió.
  3. La idea de la revocación de mandato a la mitad del periodo presidencial tampoco es de López Obrador, sino de Hugo Chávez, quién se la anunció al periodista Jorge Ramos en una muy conocida entrevista en diciembre de 1998.
  4. La idea de transformar la Constitución nacional en una de carácter revolucionario, bolivariano y amoroso, fue también de Hugo Chávez, a través del Referéndum Constituyente de 1999, que muchos analistas señalan es el proyecto estelar de López Obrador para la segunda mitad de su mandato.
  5. El discurso de la lucha y el fin del neoliberalismo, un neoliberalismo que dio origen a la corrupción, también es una idea patentada por Hugo Chávez, desde el comienzo de su vida política hasta el final de sus días.
  6. La idea de crear una Guardia Nacional en la que se concentren todas las fuerzas armadas comandadas por el “Jefe Supremo de la Nación” fue de Hugo Chávez, antes que de López Obrador, quien solo la tropicalizó. 
  7. El proyecto de tomar el control del Poder Judicial bajo el pretexto de que fue corrompido, fue de Hugo Chávez, misma idea que López Obrador ha venido desarrollando en México.
  8. La idea de construir un proyecto político amoroso, cristiano y humanístico, de valores morales, fue de Hugo Chávez, el cuál se encuentra explicado y documentado en varias entrevistas que le realizaron.
  9. La idea de “repotenciar” la industria petrolera a través de la empresa estatal PDVSA, expulsando al capital privado de su estructura financiera, fue también de Hugo Chávez, antes que de López Obrador. A partir de este gesto de machismo político, se sucedieron después las expropiaciones de empresas, los controles de precios y de cambios, todo lo que arruinó la economía venezolana.
  10. Finalmente, la vinculación entre Chávez y López Obrador termina siendo doblemente irónica: Por un lado, las dos personas que adoptaron esas medidas bajo su Presidencia tenían como deporte favorito el beisbol; la segunda ironía es que todos quiénes votaron por Chávez dijeron en algún momento: “es imposible que una dictadura se instaure aquí”. Y es lo mismo que dicen los defensores de López Obrador en México; su defensa automática es que “México no es Venezuela”. 

El de López Obrador es un régimen que aun no termina por perfilarse. Pero cuyas primeras escaramuzas ya se dan al nivel de los símbolos y la retórica. Así, López Obrador se reviste de los mismos símbolos e igual discurso que Hugo Chávez.

Si realmente queremos aprender del pasado y de sus errores, los mexicanos debemos ser conscientes de que el norte simbólico de López Obrador no es Juárez, no es Cárdenas, tampoco Madero. Sino que es Hugo Chávez. Y recordar también que, si algo fue un fracaso trágico, como lo es la Venezuela chavista,  no se puede aspirar a algo distinto, haciendo exactamente lo mismo.

*Víctor H. Becerra es Secretario general de México Libertario. En Twitter: @victorhbecerra

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.