viernes, abril 19, 2019
Economíasociedad

Prohibir el plástico es mala idea

17Kviews


Por: Alejandra Ramos Jaime*

La semana pasada publiqué una encuesta en Facebook sobre la aprobación popular a las prohibiciones por decreto gubernamental de bolsas plásticas, popotes, recipientes, empaques plásticos y de unicel. Tal como lo esperaba, el resultado fue un arrasador “Sí: Deben prohibirse”, con más del 60% de aprobación. Yo opino que las prohibiciones están mal encaminadas, por una simple y sencilla razón: ni el gobierno ni todos los que opinamos conocemos bien los costos – económicos y ambientales– de tal decisión.

Antes de que me tachen de promover la contaminación, el cambio climático, el consumismo y capitalismo salvaje, déjenme decirles que en algún tiempo de mi vida pagué, viajé y trabajé por la conservación de tortugas marinas en la costa mexicana. Viví en una casa de campaña sin electricidad ni drenaje, patrullando de madrugada las playas para cuidar de los huevos de tortuga y advertir a la población sobre su conservación. No espero, sin embargo, sus palmas, sino el beneficio de la duda a esta libertaria amante de las tortugas, ambientalista y pro plástico.

En aquel entonces, debo aceptar que probablemente yo me hubiera pronunciado a favor de la prohibición de estos productos plásticos. ¿Qué cambió en mí? ¿Los años me hicieron perder mi interés ambientalista? No: al contrario. Lo único diferente es que cambié las preguntas.

Imaginen un escenario hipotético donde el plástico no existiera. Y no sólo que no existiera, sino que nunca hubiera existido antes. Suponiendo un consumo similar al actual, millones de toneladas de desechos orgánicos serían generados diariamente: bolsas de papel de un solo uso, popotes de aluminio, empaques desechables de cartón, etcétera. La prensa nos alarmaría sobre la cantidad de árboles talados, la inmensa cantidad de agua utilizada en la industria del papel y cartón, la alta tasa de extracción de minerales escasos, entre otros problemas. Imaginen, luego, que alguien descubriera un material que prometiera reducir en cinco veces el uso de agua; en dos veces, fuentes de energía no renovable; en tres veces, la emisión de gases de efecto invernadero. Un material maleable, higiénico, resistente y que, además, ¡no requeriría la tala de un solo árbol! Olas de consumidores preocupados por el ambiente y la conservación de recursos naturales irían a consumirlo y sería mal visto utilizar bolsas de papel, por ejemplo, que costaran recursos valiosos y bosques.

El invento, afortunadamente, ya existe: el plástico. La campaña en contra del plástico nos ha hecho olvidar sus múltiples beneficios, incluso ambientales. Después de mi encuesta me di a la tarea de investigar al respecto. De acuerdo a los recursos utilizados, una bolsa de papel debe ser utilizada al menos siete veces para ahorrar el impacto ambiental de su fabricación con respecto a una bolsa plástica. Por su parte, una bolsa de tela debe ser utilizada más de 350 veces para compensar el impacto ambiental. Y en cada uso de bolsas de papel y de tela hay desgaste y consumo de recursos valiosos.

El plástico no solo responde a la comodidad de los consumidores. Los empaques plásticos de algunos alimentos permiten extender su vida útil y facilitar su distribución. En la carne, un empaque plástico al vacío extiende su vida de cuatro a 30 días. Un pimiento en una bolsa plástica perforada extiende su caducidad de cuatro a 20 días. Una botella plástica pesa 10 veces menos que una botella de vidrio. Las ventajas permiten que los alimentos sean más fáciles de transportar y requieran menos combustible; que sean más duraderos y más fáciles de almacenar, con lo cual hay menos costos de refrigeración, almacenamiento y desperdicio de recursos. Y esos ahorros se traducen, además, en bienes más accesibles económicamente para personas de menos ingresos.  

Los plásticos son mucho más baratos que sus sustitutos por una razón: en su proceso de fabricación han logrado ser eficientes y utilizar muchos menos recursos –los cuales, sabemos, tienen un costo–. Cada empresa que analiza el empaque o servicio de sus productos está considerando ser lo más eficiente posible para extender sus ganancias. Las empresas toman en cuenta el combustible que hará falta para hacer llevar su mercancía a su consumidor final de acuerdo al peso; toman en cuenta los costos de energía en que incurrirán para mantener sus productos refrigerados o frescos. Son estas decisiones, en conjunto junto con el sistema de precios, las que nos transmiten información y nos vuelven mucho más eficientes y… ecológicos.

Con esto no quiero incitarlos a correr a su supermercado, tomar las bolsas y popotes, usarlos y arrojarlos al mar solo porque son baratos. Encontrar desechos plásticos en los océanos, ríos, alcantarillas o calles es un problema de administración de basura y sucede no solo con botellas o bolsas, sino con pañales, baterías, desechos electrónicos y metálicos. Para el gobierno es mucho más sencillo prohibir sin analizar previamente los costos o aceptar su responsabilidad sobre el monopolio que mantiene en la recolección, administración de basura y sobre todo la defensa y delimitación correcta de la propiedad privada en donde se puede o no disponer la basura. ¡Nuestra falla está en la disposición y manejo al ser un producto no degradable fácilmente!

En nombre del medio ambiente, los invito a cambiar el debate desde la coerción y la limitación de libertad a uno sobre la eficiencia y productividad en el uso de nuestros recursos. Después de todo, no hay nada más ecológico que aquello que es eficientemente producido, consumido y desechado. 

*Alejandra Ramos Jaime es economista de la Universidad Autónoma de Coahuila con experiencia en el sector privado. Está comprometida con la difusión de los principios liberales y de la ciencia económica en la aplicación de problemas sociales cotidianos.

-FUENTES:

-Free to Choose Network

-2011 U.K. Government Environment Agency Study

-Scottish Government Report, 2005 -ULS March, 2008

-Ecobilan–Carrefours Study ecol bilan (Évaluation des impacts environnementaux des sacs de caisse, February 2004, #300940BE8) English version.

-Anthony Ryan, profesor de química y director del Centro Grantham para Futuros Sostenibles de la Universidad de Sheffield, Reino Unido para BBC

5 Comments

  1. Dejo las fuentes aqui, mientras se edita para incluirlas al final del texto:

    -Free to Choose Network
    -2011 U.K. Government Environment Agency Study
    -Scottish Government Report, 2005
    -ULS March, 2008
    -Ecobilan–Carrefours Study ecol bilan (Évaluation des impacts environnementaux des sacs de caisse, February 2004, #300940BE8) English version.
    -Anthony Ryan, profesor de química y director del Centro Grantham para Futuros Sostenibles de la Universidad de Sheffield, Reino Unido para BBC

  2. Así es, es defender los recursos naturales con el plástico, cualquier material que se recicla una y otra vez, permite que ya no se consuman recursos naturales…que ya no tenemos.

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.