sábado, diciembre 14, 2019
sociedad

Puños en el aire

2.42Kviews

Por: Gerardo Enrique Garibay Camarena*

Normalmente los puños se elevan con odio y en busca de venganza. Pero desde el martes en México los puños están alzados con amor, y en busca de la esperanza y de la vida, que persevera incluso a pesar de la tragedia, y que se mantiene en base al trabajo voluntario, coordinado y disciplinado.

Hoy, no vale politizar, ni a favor, ni en contra; no valen dichos electoreros, no valen protagonismos, ni condenas de mala entraña.

Vale, y mucho, el trabajo de miles de rescatistas, expertos e improvisados, voluntarios todos, valiente cada uno de ellos.

Vale la solidaridad de la nación mexicana, reflejada lo mismo en las gigantescas donaciones de las grandes empresas, que en los apoyos de las familias y de los individuos.

Valen esos puños al aire, que no imponen, sino que suplican silencio, anhelando escuchar la señal de vida que guíe los esfuerzos y que en un instante transforman un espacio de febril trabajo en otro de intensa atención.

México, los puños siguen en el aire, es momento de Silencio, de trabajo y de fé.

Vale la esperanza de recuperar a Frida Sofía y a todas las personas que siguen atrapadas, y por las que todos le rezamos a Dios, sea cual sea nuestro entendimiento de él, porque más allá de nuestras diferencias compartimos el anhelo de la sobrevivencia, y lo mantendremos hasta el último instante.



Vale la memoria de todas las vidas que se han perdido, pero que permanecerán en los corazones de su familia, sus amigos y su comunidad. No puedo siquiera imaginar su dolor, sólo puedo tenerlos en mis oraciones y en mis lágrimas, como en las de todo un país.

Vale la monumental solidaridad de millones de personas, que nos renueva la esperanza en esta república, en el dinamismo de la comunicación por redes sociales y en el silencio de los sitios de búsqueda.

Quizá es eso justamente lo que necesitamos: silencio. Silencio para escuchar, en lugar de gritos para aturdir. Silencio para recordar qué es lo que verdaderamente importa. Silencio, seguido de nuevos esfuerzos, porque al final del día las acciones marcan la diferencia, pero sólo si están orientadas en la sabiduría que sólo brindan el silencio y la reflexión.

México, los puños siguen en el aire, es momento de Silencio, de trabajo y de fé.

*Gerardo Garibay Camarena es editor de wellington.mx, columnista en diversos medios digitales y autor de los libros “Sin Medias Tintas” y “López, Carter, Reagan”.



Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.