miércoles, diciembre 13, 2017
Jacob Rees-Mogg
internacionalopinión

¿Puede Jacob Rees-Mogg salvar a los Conservadores?

541views

Por: Kai Weiss*

Lo que ha sucedido en la política británica durante el último año tiene que ser uno de los cambios de rumbo más sorprendentes de la historia. Después del Brexit, los tories (conservadores) parecían imparables, mientras que el laborismo, con Jeremy Corbyn al mando, se veía cercano a la desintegración –algunos incluso predijeron el fin del partido. A pesar de una campaña absolutamente horrorosa para la elección de junio, los conservadores seguían confiados de mantener fácilmente la mayoría e incluso incrementar su ventaja.

Entonces llegó el 8 de junio y cambió todo. Los tories perdieron 13 escaños y tuvieron que negociaron una coalición con el Democratic Unionist Party para recuperar la mayoría en el parlamento, mientras que los laboristas de Corbyn ganaron 30 representantes y repentinamente se vieron como los ganadores de la elección. Ahora, unas semanas después, el laborismo encabeza todas las encuesras, algunas incluso por 8 puntos porcentuales, mientras que Theresa May es, como George Osborne drásticamente proclamo ya desde la noche de la elección “un cadáver caminando”. Meses después de que el laborismo pareciera cerca de su final, ahora los tories necesitan reaccionar rápidamente.


Sin embargo, hay buenas noticias, pues en las últimas semanas un fenómeno más que peculiar ha ganado impulso: el “Moggmentum”. La tendencia en redes sociales para llevar a Jacob Rees-Mogg, representante del noreste de Somerset, al puesto de Primer Ministro en Downing Street, comenzó recientemente, pero ha atraído mucha atención. Las probabilidades de Rees-Mogg para convertirse en el próximo líder de los conservadores estaban en 50/1 el 1 de julio, ahora están en 10/1, sólo superado por Boris Johnson, Philip Hammond (ambos en 6/1), y David Davis, el actual favorito (en 3/1). El ascenso de este hasta ahora relativamente desconocido representante muestra que hay al menos algo de esperanza para los tories.

Rees-Mogg es básicamente lo exacto opuesto al actual liderazgo Tory. Mientras que Theresa May habla constantemente acerca de intervención gubernamental en la economía con grandes planes industriales y rechaza los “mercados libres ilimitados” y “el culto del individualismo egoísta” – lo que se reflejó en el manifiesto electoral Conservador de este año-  Rees-Mogg defiende una mezcla de conservadurismo tradicional y libertarismo, creyendo en “mínima interferencia estatal, libre empresa, libertad personal en un marco de tradición, auto disciplina y valores familiares, impuestos bajos.”

Mientras la mayoría de los tories se han movido más o menos a la izquierda, temiendo que Jeremy Corbyn los destroce calificándolos de malvados neoliberales, Rees-Mogg se ha mantenido disciplinado, convirtiéndose en la antítesis del “chavista británico” (Corbyn).

Lo más importante, en comparación con otros tories, como May y Hammond, él (Rees-Mogg) ha sido consistente y consecuente respecto al Brexit. Como lo dice en su sitio web, “siempre ha sido profundamente escéptico sobre la Unión Europea y se alegra de que la nación haya votado por salir de esta.” En lugar de hablar sobre el Brexit “suave” que May ha buscado repentinamente, Rees-Mogg ha planteado claramente lo que quiere: Dejar la UE como se votó. Para él, el Brexit fue “una maravillosa liberación para el país.”

En lugar de ser agredido por la Unión Europea y amenazado por los populistas del continente –pensando en Guy Verhofstadt, y no Marine Le Pen en este caso — que sólo quieren castigar al reino Unido por “votar en contra de Europa” (como dicen los Eurocrátas), Rees-Mogg cortaría por lo sano de ser necesario. Al responder si Gran Bretaña podría simplemente salirse sin un acuerdo con la UE, simplemente señaló: “Por supuesto que podríamos, ¡por supuesto que podríamos!”

¡Y por supuesto podrían! Como los libertarios han dicho constantemente desde el Brexit, el libre comercio unilateral podría ser la solución. Combine esto con rápidos acuerdos comerciales con los principales aliados — piense en los Estados Unidos, Australia, Canadá — y rápidamente tendría a una Gran Bretaña mejor preparada para la globalización que la proteccionista UE. Esto no implica decir que no acordar con la UE sería la mejor opción, considerando que países como Alemania sigue siendo socios comerciales extremadamente importantes. Aun así, el extremo pánico de los pro-europeos acerca de un rompimiento completo es injustificado.



En realidad, el Brexit podría ser el punto de inicio para que la Gran Bretaña regrese a la escena global como faro de la libertad y los mercados libres, como ha sido conocida por siglos –y como lo planearon los líderes del Brexit, como Daniel Hannan.

Sin embargo, esto no sucederá con Theresa May, ni Phil Hammond. Quizá con David Davis, tal vez con Boris Johnson (quien es conocido en los círculos libertarios por haber leído LewRockwell.com durante años, mientras era editor de The Spectator).

Pero, ¿Por qué no tomar a la mejor opción disponible? Sería Jacob Rees-Mogg.

*Kai Weiss trabaja para el Austrian Economics Center y el Hayek Institute.

Traducido del artículo publicado en Mises.org, adaptado a su vez de un artículo del Austrian Economics Center en Viena.

Leave a Response