lunes, diciembre 9, 2019
internacional

Rumania, el país donde los políticos legalizaron la corrupción

1.17Kviews

Por: Daniel J. Mitchell*

En 2016 hubo tres valiosos candidatos muy valiosos para el altamente codiciado premio al político del año.

  • En mayo, le di el premio a Rodrigo Duterte, el recientemente electo presidente de Filipinas, porque le aseguró a los electores que ninguna de sus amantes estaba en la nómina pública. ¡Vaya, qué tipo tan estupendo!

  • En julio, tuve que reabrir las votaciones, ya que se reveló que el folicularmente discapacitado (léase, calvo) presidente de Francia, Francois Hollande, estaba despilfarrando más de $100,000 por año en un peluquero.
  • Y ese mismo mes, el Primer Ministro de Malasia se convirtió en un sólido competidor cuando se reveló que cientos de millones de dólares fueron misteriosamente desviados del fondo de inversiones del gobierno.

Bueno, pues ahora tenemos un competidor temprano para el premio del 2017. Iba a ser un premio grupal. Los socialdemócratas de Rumania acaban de votar para legalizar el abuso de poder. No estoy bromeando, he aquí algunos extractos de un reporte elaborado por el EU Observer.

“El gobierno izquierdista de Rumanía eliminó algunas reglas anticorrupción, en un movimiento que seguramente le permitirá a los líderes políticos evitar cargos penales. El gabinete del socialdemócrata Sorin Grindeanu… Aprobó una medida de emergencia para decriminalizar algunas infracciones. El abuso de poder ya no será perseguido si se considera que ocasionó daños financieros por menos de €44,000 euros… Los cambios entrarán en vigor en 10 días, sin la necesidad de ser aprobados por el parlamento.

Wow. Esto es tan absurdo que me pregunto si hay algo más detrás de la historia.

Por ejemplo, hace dos años escribí acerca de cómo la nación de Georgia eliminó una división entera de la fuerza de policía nacional, lo que sonaría como un movimiento para fortalecer el crimen, pero habían historia detrás de la historia. Resultó que los legisladores de Tbilisi se deshicieron de los policías de caminos por qué dicha corporación era generalizadamente corrupta, y básicamente no hacía otra cosa que sacarle dinero a los automovilistas. Por ello, eliminar a la fuerza policial fue en realidad un paso en contra de la corrupción.

Sin embargo, en el caso de Rumanía no encontrado ninguna señal de circunstancias atenuantes. Parece que los políticos simplemente quieren un vale gratuito para evitar la cárcel. En todo caso, muchos rumanos no están felices de que sus políticos hayan vuelto legal el robo.

“Aproximadamente 10,000 personas se reunieron afuera de las oficinas gubernamentales, acusando al gobierno de ser “ladrones” y “traidores” e implorándole al gabinete que renuncie… Los críticos dicen que la medida protegerá a varios líderes políticos que están bajo investigación o ya en juicio por casos de abuso de poder… El centro-derechista presidente de Rumanía, Klaus Iohannis, declaró que se negaría a tomarle juramento a cualquiera que tenga un historial criminal. El lunes, Iohannis anunció “un día de luto por el Estado de derecho”. “El gobierno ignoró el sueño de millones de rumanos que quieren vivir en un país libre de corrupción,” publicó en Facebook. Laura Codruta Kovesi, la fiscal en jefe del directorio nacional anticorrupción de Rumanía señaló que ya sólo había visto un borrador de la ley, pero que sus contenidos volverían “irrelevante” la lucha contra la corrupción en Rumania.

Por cierto, la corrupción política parece no ser un problema trivial. De acuerdo con transparencia internacional, Rumania se encuentra en el lugar #57 en el Índice de Percepción de la Corrupción, lo que representa la calificación más débil de cualquier nación de la unión europea, a excepción de Italia, Grecia y Bulgaria.

Sin embargo, cerremos con algo de buenas noticias. Escrito que un gobierno grande facilita la corrupción. Simplemente dicho, los políticos en lugares como Rumania (¡o los Estados Unidos!) No tendrían favores que vender si el gobierno no tuviera favores que dispensar.

Por ende, si usted quiere menos corrupción, reduzca el tamaño del sector público.

En este aspecto, Rumania se está moviendo la dirección correcta. Después de décadas de una terrible tiranía comunista, se convirtió en una economía de transición cuando colapsó la Unión Soviética. Desde entonces, como muchos otros países en la región, Rumania ha estado tratando de liberarse de las cadenas del estatismo, de forma que fuera funcionar una economía de mercado.

Ha habido algo de éxito. Rumania es una de las muchas naciones con impuestos a tasa fija en el este de Europa. Además, califica en el lugar 22 del índice de libertad económica mundial, lo que es muy impresionante (aunque sólo se ubica en el lugar 61 en la categoría referente al tamaño del gobierno, por lo que obviamente hay espacio para mejorar).

El desafío permanente, no sólo en Rumania, sino en todo el mundo, es convencer a los políticos de reducir el tamaño y el alcance del gobierno, cuando esto significa que tendrán menos oportunidades de llenarse los bolsillos. Es algo parecido a pedirle a los zorros que cuiden los gallineros.

No sólo es culpa de los políticos. Lo que realmente puede sabotear una nación es cuando un porcentaje suficientemente alto de la población en general decide que es moralmente aceptable saquear y holgazanear. En ese caso los políticos son simplemente un reflejo de la podredumbre social.

Es mucho más fácil restaurar el capital físico que restaurar el capital cultural.

*Daniel J. Mitchell es miembro senior del Cato Institute, especializado en política fiscal

*Artículo publicado originalmente en inglés por Fee.Org, que a su vez lo republicó desde International Liberty.

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.