Tag

Aborto

Browsing

Por: Angélica Benítez*

“Te importan más los vidrios rotos”: la gran mentira en la que se esconde la violencia feminista.

Hace unos días la Ciudad de México vivió un episodio de violencia que dejó como saldo a más de 34 personas heridas, de las cuales 16 fueron hospitalizadas. Monumentos históricos fueron vandalizados y propiedad privada fue destruida bajo el argumento de “protestar contra la violencia de género”.

Las responsables fueron integrantes del movimiento feminista, quienes tras los hechos emitieron un comunicado exigiendo a los medios de comunicación evitar hablar de los daños materiales y agresiones físicas que se llevaron a cabo durante la manifestación. Más aún: cuando en redes sociales se toca el tema, muchas feministas responden diciendo: “las paredes se limpian, las mujeres asesinadas no reviven”, o bien, “te importan más los vidrios rotos que la violencia hacia las mujeres”.

La realidad es que esta respuesta es un engaño en el que podemos caer con facilidad: el hecho de que nos importen y nos indignen las muertes y la violencia hacia las mujeres, no significa que no podamos también indignarnos y exigir justicia por los daños materiales ocurridos en la manifestación feminista. Ambas acciones deben ser castigadas, cada una según su gravedad, pero al fin y al cabo ambas son delitos. No permitamos que queden impunes simplemente porque “otros hacen cosas peores”.

¿Acaso los agresores de mujeres verán los monumentos vandalizados y, en consecuencia, dejarán de asesinar o violentar mujeres? Por supuesto que no. Esto no les afectará en absoluto, especialmente después de que las mismas feministas promovieron y lograron que se aplique en todo el país la NOM 043, que permite que una mujer pueda acceder a abortos simplemente diciendo que fue víctima de violación, sin necesidad de levantar una denuncia y sin que el responsable -suponiendo que la palabra de la mujer sea cierta- pague por lo que hizo.

“¿Cómo te atreves a dudar de la palabra de la mujer?”, dirán muchos por ahí. Lamentablemente vivimos en una sociedad que se ha dedicado a colocar a las mujeres en una posición de casi-santas: nosotras las mujeres no mentimos, no asesinamos, somos sólo víctimas del sistema patriarcado opresor. No caigamos en la trampa. Las mujeres también somos capaces de muchos males, y basta con leer los medios para encontrarnos casos donde asesinan a sus hijos, a sus parejas y difaman a hombres asegurando  que fueron víctimas de violación cuando sólo buscan venganza por alguna situación. Estos hechos son minimizados, porque lo que vende hoy son los llamados “feminicidios”. La mayoría de las muertes en México son de hombres, pero el movimiento feminista sólo habla de las muertes de mujeres. Y luego se atreve a decir que lo que busca es igualdad.

Hace varias décadas que el movimiento feminista dejó de ser un espacio que defiende los derechos de la mujer, para convertirse en una estrategia política que victimiza, miente y genera mucho dinero a través de organismos como el IPPF.

“Tengo derecho a decidir sobre mi cuerpo”, dicen las que lucen el pañuelo verde pidiendo que sea legal matar a sus hijos en el vientre. “Lo que llevas ahí ya no es tu cuerpo”, respondemos quienes hemos leído sobre embriología.  “Te importan más los vidrios rotos”, dicen quienes quieren que sus actos queden impunes justificando su violencia. “Eso se llama dañar propiedad privada, y es un delito al igual que aquello contra lo que dices protestar”, decimos quienes no caemos en el juego del lenguaje de la “sororidad”.

¿Cómo se defiende realmente a las mujeres? Promoviendo políticas públicas que generen consecuencias reales para los agresores, y no implementando la NOM 043 que invita a los agresores a continuar abusando de las mujeres para posteriormente llevarlas a abortar, quedando libres y destruyendo la única prueba de que hubo delito. 

*Angélica Benítez es Licenciada en Ciencias de la Comunicación por parte de la Universidad Autónoma de Baja California. Cuenta con una Maestría en Administración de Empresas por parte de CETYS Universidad, y se desempeña actualmente como docente universitaria.

Por: Fausto Hernando Canto García* 

El pasado sábado 20 de Octubre, los sectores conservadores de la sociedad y la política lograron activar a más de 120 ciudades en todo el país a favor de la vida, movilizando a cientos de miles de personas a lo largo y ancho de México, en una clara gala de “músculo”de estos sectores, aglutinados por el Frente Nacional por la Familia (FNF).

Dicha muestra de convocatoria es un mensaje fuerte y claro para el presidente electo, Andrés Manuel Lopez Obrador, cuyo partido, el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), ha anunciado que velará por la despenalización del aborto aprovechando la senda mayoria que goza este partido en ambas camaras federales.

En todas las plazas donde se realizaron activaciones de la “Ola Celeste: Salvemos las Dos Vidas”, el FNF ordenó a sus representantes en los Estados de la República dar un mismo mensaje, en donde se extraían condenas a lo que se llamó “La agenda personal de Olga Sanchez Cordero” que incluye, además del aborto, la ideología de género. Esto, con un claro mensaje político para que el próximo presidente se deslinde de estos temas en aras de evitar movilizaciones futuras que ya lo pondrían a él en la mira.

Apostados en la casa de transición del presidente electo, el Frente Nacional por la Familia, entregó también un documento a la encargada de vinculación social de la transición donde, seguramente, piden y esperan una reunión con Lopez Obrador, marcando así el inicio de los conservadores que mueven sus fichas en el terreno de la política con un nuevo escenario dominado por Morena que, a pesar de su idiología de izquierda, advierte fisuras sobre el tema del aborto, como lo demostró el poscionamiento de la Senadora de ese partido Lilly Téllez, quien adelantó que, en caso de que llegara la iniciativa a favor, ella la rechazaría.

Mientras tanto los libertarios han dejado pasar toda una serie de temas que no han logrado capitalizar, como el rechazo de MORENA a reducir al Impuesto Especial de Servicios y Productos (IESP) que, dicho sea de paso en terminos austriacos, está íntimamente relacionado con el continuo aumento en el precio de los hidrocarburos en el país. Al día de hoy, el libertarismo no ha logrado aglutinarse debido a las continuas divisiones y debates interminables entre las agrupaciones que incluso, apuestan y se unen a marchas de causas progresistas donde no lograrán quitarle ningún voto a la izquierda.

La mayoría de los libertarios mexicanos siguen en la etapa “Peter Pan” pues se niegan a madurar y a asumir mayores riesgos y compromisos de representatividad en la sociedad –como sí lo están haciendo los conservadores. En un panorama que pinta MORENA no se puede hablar de triunfos para la agenda de la libertad pero vaya que es necesario asumir esos riesgos para cuando el desencanto y la “Luna de Miel” vaya llegando a su fin. El libertarismo debe madurar y reconciliar posturas, para dejar de verse como una ideología infantil, en un contexto donde los grandes se reparten el botín político, mientras él se esconde feliz en su mundo de fantasía.

PD: Hasta un derrotado Partido Acción Nacional, fue capaz de reaccionar a ultimo momento y cosechó buenos comentarios por reafirmarse como un partido Pro Vida.

*Fausto Hernando Canto García  es internacionalista y libertario. Vive en Chetumal Quintana Roo.