Tag

Prensa

Browsing

Por: Gerardo Garibay Camarena*

Seguramente nunca habías escuchado su nombre.

Es Andrew Breitbart.

Es un héroe en la lucha contra la izquierda.

Él, en buena medida, inventó el internet de opinión política que conocemos en la actualidad.

Él entendió cómo pelear la batalla de los medios de comunicación, y ganarla, a pesar de tener en contra el abrumador poder de la izquierda que controla a la gran prensa.

Él exhibió la corrupción gubernamental disfrazada de “apoyos sociales”

Él exhibió el acoso sexual cometido por el demócrata Anthony Weiner, entonces una de las grandes estrellas de la izquierda gringa.

Él fue el gran motor detrás del Tea Party, que movilizó a la derecha norteamericana como nunca antes en la historia y fue fundamental para contrarrestar la marea de Obama.

Él entendió cómo usar el internet para impulsar la agenda conservadora y libertaria, convirtiéndola en un verdadero contrapeso a la marea progre de Hollywood y Nueva York.

Él impulsó a James O’Keefe, el genial activista que ha expuesto los prejuicios y crímenes de la prensa y de Planned Parenthood.

De Breitbart News salieron referentes como Ben Shapiro y Milo Yannopoulos.

Para acabar pronto. Andrew Breitbart marcó el camino que los demás medios y líderes de opinión de derecha han tratado de seguir.

Porque comprendió que a la tiranía progre se le combate de frente, sin timidez y sin medias tintas, y que “quedar bien” con la izquierda no solo es imposible, sino idiota.

Andrew Breitbart falleció hace 7 años, el primero de marzo del 2012, pero su ejemplo y sus lecciones permanecen.

Como él mismo le dijo a O’Keefe: [la izquierda] “nos quiere encadenados, quiere que bailemos, pero no bailaremos a su ritmo.”

Y no lo haremos.

Gracias Andrew.

*Gerardo Garibay Camarena es editor de Wellington.mx, columnista en diversos medios digitales y autor de los libros “Sin Medias Tintas” y “López, Carter, Reagan”.

Por: Gerardo Garibay Camarena*

Quien quiera ver en tiempo real cómo funciona la maquinaria de la izquierda, y cómo mienten para destruir, échele ojo a la ola de difamaciones contra los chicos de Covington, acusados injustamente de agredir a un activista que en realidad fue el que se acercó a acosarlos, restregándoles un tambor en la cara, mientras a unos metros, un grupo radical les gritaba insultos racistas.

El tipo del tambor quería provocarlos y como no lo logró, le mintió a la prensa y se montó en un video sacado de contexto. Conforme pasan las horas salen a la luz los videos completos y queda claro que los estudiantes son inocentes.

Aunque todavía queda por disculparse la cobarde Diócesis de Covington y la dirección de la escuela, que aventaron a sus alumnos bajo las llantas de un escándalo sin fundamentos, incluso parte de la prensa poco a poco comienza a disculparse por participar en el linchamiento de estos jovenes a quienes les admiro su autocontrol, yo a su edad probablemente no hubiera aguantado el acoso con la tranquilidad con la que lo hicieron ellos.

#StandWithCovington

*Gerardo Garibay Camarena es editor de Wellington.mx, columnista en diversos medios digitales y autor de los libros “Sin Medias Tintas” y “López, Carter, Reagan”.