viernes, marzo 22, 2019
Economía

El desastre en Cheesecake Factory

2.37Kviews

Por: Jon Miltimore*

Sonaba como una gran idea. Para celebrar su 40 aniversario, en noviembre pasado, la cadena Cheesecake Factory anunció que regalaría 40,000 rebanadas de pay de queso a los clientes que usaran la app DoorDash para enviar sus órdenes.

Regalaría, como en gratis. ¿Qué podría salir mal al dar 40,000 rebanadas del pay más delicioso del planeta? Bueno, pues resulta que bastante.

Un desastre con queso

Como CNBC reportó, las cosas se pusieron feas rápidamente. Los restaurantes quedaron ahogados con órdenes y choferes para hacer las entregas. Surgió una pelea. Llamaron a la policía y una persona fue arrestada con cargos de conducta desordenada.

En el lapso de un par de horas. CNBC informó que “todas las rebanadas gratuitas se habían agotado, provocando que algunos clientes disgustados se quejaran en redes sociales de que no pudieron echarle mano a una de las piezas de pay de queso o, en el caso aquellos que alcanzaron, la rebanada llegó horas después de que la pidieron.”

Fue una campaña promocional bien intencionada que se convirtió en un desastre de relaciones públicas.

¿Cómo es que una idea aparentemente buena se complicó tan rápidamente? La economía puede ayudarnos a entender, particularmente las ideas de la escasez y los precios.

40 años de uno de los mejores pays del mundo

El Cheesecake es un recurso escaso (y delicioso)

Primero, ¿qué es la escasez? Nuestros amigos en The Library of Economics and Liberty ofrecen una definición:

La escasez se refiere al básico problema económico, la brecha entre recursos limitados –es decir, escasos, y deseos teóricamente ilimitados. Esta situación requiere que las personas tomen decisiones acerca de cómo ubicar eficientemente sus recursos, para satisfacer las necesidades básicas y tantos deseos adicionales como sea posible.

El pay de queso es un recurso limitado, y sabroso. Para que los recursos limitados se repartan con más eficiencia, usamos una importante herramienta: precios.

Los precios son quizá el principio más básico e importante en la economía. Sin embargo, a pesar de su importancia y simplicidad, son un concepto que el mundo moderno ignora con asombrosa regularidad, como señaló el economista Thomas Sowell:

“Los precios juegan un rol crucial para determinar qué tanto de cada recurso se usa en cada lugar y cómo los productos resultantes se transfieren a millones de personas.” Sowell escribió en Basic Economics. “Sin embargo, este rol pocas veces es comprendido por el público y a menudo es enteramente desechado por los políticos.”

Es fácil olvidar que los precios son algo bueno. Nos ayudan a ubicar recursos con efectividad y por lo tanto, al remover el precio de un recurso escaso y delicioso, los operadores de Cheesecake Factory prácticamente aseguró un mal resultado para su promoción.

No fue solo la teoría económica lo que volvió predecible la debacle; la evidencia empírica también sugirió dicho resultado. Otras cadenas —Build-a-BearIHOPDomino’sTesla, entre otras—han intentado cosas parecidas con resultados similares.

Si el mercado lo demanda

Afortunadamente, los negocios responden a las fuerzas del mercado y tienen un interés en evitar largas filas, clientes enojados y peleas.

Por el contrario, el gobierno no enfrenta la misma presión de mercado que las compañías privadas. Más aun, su incentivo para controlar precios es mucho mayor, y pueden hacerlo a gran escala.

Los observadores astutos han observado que el desastre de Venezuela es menos un resultado del socialismo clásico que del desmantelamiento de su sistema de precios. La historia está repleta de ejemplos de gobiernos que descartan los precios, con resultados similarmante desastrosos, desde el esfuerzo del Emperador Diocleciano para fijar los precios de productos básicos, como los granos, huevos y carne, hasta el esfuerzo de Richard Nixon para fijar el precio de la gasolina.

Empresas y gobiernos harían bien en recordar que los recursos son escasos y los precios son nuestros amigos. Cuando ignoramos estas realidades básicas, tienden a suceder cosas malas.

*Jon Miltimore es editor general de FEE.org. Sus artículos y reportajes han aparecido en TIME magazine, The Wall Street Journal, CNN, Forbes, Fox News, y el Washington Times. Su correo electrónico es: jmiltimore@FEE.org.

Este artículo se publicó originalmente (en inglés) en FEE.org

Traducción por Gerardo Garibay Camarena.

1 Comment

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.